Yo no voy a celebrar la Navidad en Guatemala

Yo no voy a celebrar la navidad en Guatemala; estoy cansado de ver lo mismo en cada hogar. Y te voy a dar las razones:

  • Estoy cansado de ver el 24 de diciembre en la noche que lo que sí está lleno, es el refrigerador de cerveza, ron y vinos; mientras hay otros que no lograron tan siquiera beber un poco de agua.
  • Estoy cansado de ver las tiendas abarrotadas de “amigos” brindando juntos, mientras que sus familias están en casa velando la hora en que llegará “El hombre de la casa”.
  • Estoy cansado de ver a los niños y niñas en las esquinas de sus casas quemando pólvora solos con su mamá, porque el papá está en aquella esquina atendiendo a sus grandes colegas.
  • Estoy cansado de ver que después de las 12 de la medianoche, empiezan los problemas en la familia por culpa del alcohol.
  • Estoy cansado de escucharte cada inicio de año rogándome para que tu dinero te abunde, e incluso que alcance para tus Turnos, cuando lo derrochas en lujos y vanidad.

Y porque estoy cansado, no voy a celebrarlo.

  • No voy a celebrar la navidad, porque me han dicho que se debe estrenar, dar regalos lujosos y hacer una gran cena; yo no tengo dinero, yo profeso la humildad y sencillez.
  • No voy a celebrar la navidad, porque al final no es navidad, sino una fiesta con música, bebidas y muchas otras cosas más, mientras que yo, como siempre, en una esquina.
  • No voy a celebrar la navidad, porque eso de dar abrazos y ponerse a rezar a medianoche para pedir paz, amor y armonía no es de cristianos, ¿para qué? si al día siguiente volverán las discusiones.

¿Desde cuándo mi cumpleaños a sido motivo para beber en exceso?

  • Yo sabía que navidad significaba la conmemoración de mi nacimiento.
  • Yo sabía que navidad significaba alegría y unidad en la familia, entre hermanos.
  • Yo sabía que antes de la navidad, se preparaban con novenas, rezados, posadas y rezo de la corona de adviento.
  • Yo sabía que navidad no era vacaciones y abandonar a los nuestros, sino una buena excusa para fortalecer los lazos de amor en pareja, entre padres e hijos y mejorar la comunicación.

Perdona las palabras que te he escrito, pero me han dicho que aquí hay sólo cucuruchos luz que si podrán entender las razones por las que no celebraré mi Cumpleaños, y estoy seguro, que al leerlas, podrás ayudarme a cambiar esto empezando por ti.

Jesús