Un viernes santo en la Recolección muy especial

Anécdota de: Jorge Villela

Hola hermanos cucuruchos e leído muchas anécdotas en esta página y creo falta la mía para contarles…

Aproximadamente hace 4 años atras comunmente solía asistir a retiros de parte de la iglesia que yo concurría y justamente fue la venta de turnos de viernes santo en la Recolección, cosa que por mi mente no me recordaba, al regresar del retiro hablé con mi hermano menor y me dijo que ya habian pasado la venta de turnos para viernes santo y la verdad ya no sabía que hacer.

Pasó el tiempo y llegó la cuaresma y semana santa, como siempre esperando con tanta emoción llegó viernes santo; pero un viernes santo que a cambiado mi vida en los 7 años que he llevado a nuestro señor en hombros, les contaré lo que me pasó:
Viernes Santo en la Recolección

Viernes Santo en la Recolección

Ese viernes como siempre el recorrido que hacemos con mi hermano menor empezamos con la procesión de Santo Domingo, ya que los dos teníamos turno, cargamos y mi como mi hermano si tenia turno de jesus sepultado de la recoleccion salimos corriendo porque que se aproximaba el suyo, lo acompañé y a un nuestro amigo al turno que le tocaba. Al pasar el tiempo ya cansados nos encontramos todos, mi hermano, mi mama, nuestro amigo y yo para terminar con la procesión del calvario, pero yo jamás había visto la procesion de la recolección.

Mi mama nos dijo vámonos que ya es muy tarde y yo muy enojado le dije que no, que nos quedaramos un rato más, ya que veniamos desde jueves santo caminando con el señor. Me enojé tanto que me puse a llorar que no lo podria ver, cuando sonó el teléfono de mi mamá, era una mi tia preguntado donde estabamos que ellos estaban en el santuario de guadalupe y que nos vieramos ahi yo muy emocionado subí con ganas de ver a el señor sepultado de la recolección.

Ya estando en la esquina del santuario estaba la mayoria de mi familia cosa que me dio y les dije ya regreso camine hasta la esquina del hopital san juan de Dios y a lo lejos vi que se acercaba el anda y me regrese a la esquina del santuario hablando con Dios y le decia en mis oraciones talves reprochandole que no tenia turno si andaba con el en el retiro y demas al ver que el turno se estaba ordenando me coloque en la parte de atras de la fila para ver si algun espacio iba vacio y que un celador me diera la oportunidad de entrar al turno y al ver que mas cucuruchos se empezaron a colocar a la par mia abia agotado todas mis esperanzas y mas empeze a reprochar el porque.

Entre la fila de cargadores miraba que un chavo esta haciendo señas el cual a mi me señalaba yo inocentemente volteaba a ver si estaba llamando a alguien  mas la cual era a mi, me acerque a él y me dijo lo siguiente “te dare algo que anhelas, que me reprochas y espero te guste y que lo disfrutes” y me dio un sobre y me dijo “una persona no vino pero es tuyo disfrutalo” abrí el sobre y era el turno de esa cuadra el “extraordinario santuario” la cual me lo coloque muy emocionado y volte a ver a mi mama y a mi hermano muy feliz entre al turno y llego el anda de Jesus sepultado.

Al colocar mi hombro en el mueble empeze a llorar pidiendole perdón por mis reproches, perdón por si en algun momento de mi vida habia comentido pecados llore todo el turno hasta que sono el timbre me inque delante de el entre la multitud y de nuevo volvia a pedir perdon y gracias por todo lo que el hace por mi.

Y enseguida me levanté y me fui a buscar a la persona que me dio el turno, camine por 3 cuadras y no lo encontré y hasta hoy en día aun lo sigo buscando para agradecerle lo que hizo por mi..

Creo que no tengo duda de que nuestro señor pone a las personas en estos casos y muchas veces siento que el mismo se nos manifiesta para ver que si existe y eso no lo dudo.

Asi que hermanos cucuruchos esta es mi pequeña anecdota de muchas que nos han paso a mi y a mi hermano; que se que Dios esta precente entodo momento con nosotros…

¡Envía tu anécdota! la compartiremo en el sitio 🙂

Enviar mi anécdota aquí