Ven por tu turno: Un gran regalo te espera.


La historia de un cucurucho salvadoreño que cada quinto domingo de cuaresma recibe un regalo de Jesús de la caída. Ha sido tanta la devoción y el amor a la Consagrada Imagen de Jesús, que cada año junto a su familia emprenden el viaje desde El Salvador hasta Guatemala.

«Desde noviembre de cada año reservamos hotel, para tener ya asegurada nuestra estadía en Antigua Guatemala; para este año 2016, el sacrificio sería mas grande pero a la vez mas hermoso. Junto a mi esposa decidimos viajar para el cuarto y quinto fin de semana de Cuaresma para poder apreciar a Jesús de la caída infantil, Jesús de La Dulce Mirada, Sepultado infantil de la Escuela de Cristo y Jesús de la caída; así como aprovechar el cuarto domingo para ir por mi turno a San Bartolo.

A nosotros los salvadoreños, por ser de tan lejos hacemos todo lo posible por enviar nuestras boletas para que nuestros turnos sean retirados, pero este año sería la excepción: ¡Yo iría por mi turno!»

La prueba: «Días antes de partir, mi esposa con seis meses de embarazo comienza a tener contracciones y es necesario ir al hospital para saber que sucede; mi esposa es ingresada y pasaría hospitalizada durante una semana. Tristes los 3 (mi esposa, mi hija y yo) por no poder viajar nos decimos los unos a los otros: Dios sabe de que peligro nos está librando en el camino. El sorteo del turno de salida marca la altura 1.42 y le digo a mi esposa: Es mi altura.

Y es en ese momento que le escribo a un gran amigo mío de La Antigua que le mandaría una imagen de mi boleta para que el retire mi turno. La sorpresa llego ese cuarto domingo por la noche cuando a mi celular un mensaje que decía: Joven, lleva salida. Es un gusto para mí darle esta noticia. Alegría, incertidumbre, preocupación; una mezcla de sentimientos. Mi esposa es dada de alta 3 días antes del magno cortejo procesional y me dice: Vos tenés una promesa que cumplirle a Jesús de la Caída, así que ¡anda!.

Junto a dos amigos, emprendemos el viaje penitencial desde el quinto sabado en la mañana. Por ser turno de salida me debía presentar con mi documento para que sea entregado. Nervioso y emocionado, me le acerco al presidente de la hermandad el sábado alrededor de las 14:00 horas y muy gentilmente me congratula por el turno que El Señor de la caída me obsequia. Felicidades; entre mas de nueve mil cucuruchos el Señor le regala este turno. Ya le había compartido una gran experiencia vivida en el turno frente al Palacio de los capitanes en el año 2014, la cual recordamos en ese momento y fué cuando Jesús de la caída me dió el regalo.

El regalo: «Voy a hacer algo excepcional éste día; quédese, va a ingresar al acto con nosotros» fueron las palabras del presidente. Sorprendido, emocionado, con una gran nostalgia y feliz por ese momento inexplicable. Comienzo a arreglarme para poder ingresar ordenado. Pude ver directo a los ojos a menos de un metro a Jesús de la caída; a mi Jesús de la caída, y le entregué a mi esposa, a mi hija y al pequeño Nicolás que aún crece en el vientre. Con lágrimas en mis ojos saliendo del templo, un miembro de la Hermandad me dice Ánimo, mientras yo no dejaba de agradecerles. ¡He salido más enamorado de Jesús de la caída!

Turno de salida Jesús de la caída 2016

Turno de salida Jesús de la caída 2016

Miembro de La Hermandad que me dijo "ANIMO" en el momento que más lo necesitaba (Fotografía: Luigui Granados)

Miembro de La Hermandad que me dijo «ANIMO» en el momento que más lo necesitaba (Fotografía: Luigui Granados)

 

¿Que has vivido tu entorno a ese Quinto Domingo de Cuaresma? Envíanos tu anécdota


Acerca de Cucurucho en Guatemala

Este espacio es de libre opinión, por tanto, no significa que el proyecto Cucurucho en Guatemala comparta los ideales, testimonios o comentarios que en esta sección se encuentran. Los autores de las anécdotas son de propiedad de quien las envía y nosotros únicamente las publicamos.