Una oportunidad única con Jesús de la Justicia


Jesús Nazareno de la Justicia
Jesús Nazareno de la Justicia

Anécdota enviada por: Luis Pérez.

Era el miércoles de ceniza del 2015, yo estaba esperando con ansias el vía crucis de Jesús de la Justicia con mucho ánimo; ese día yo no tenía turno así que fui vestido de ropa casual, fui acompañado con mi primo y mi tía.

Mi primo iba vestido de traje, él quería cargar y así fue, cargó y yo me sentí mal porque la razón de que yo no podía, de pronto se me ocurrió la idea de cambiarnos de ropa cuando el cortejo había entrado a San Francisco. Rápidamente me cambié de ropa con mi primo en el atrio y seguí el cortejo.

Llegué a la 14 calle y 6ta. Avenida donde iba a ser entregado el turno, pregunté si habían brazos disponibles y me dijeron que estaban completos los 16 brazos, fui al turno que tocaba en la 15 calle y me dijeron lo mismo. A la 16 calle y tampoco habían brazos disponibles, solo tenía una oportunidad, que era en la 17 calle porque ya el siguiente era el turno de honor entrada, entonces fui a ver si podía cargar y me dijeron que no, ya estaban los 16 brazos completos.

“Bueno, no se pudo”, pensé, me hice un paso atrás para ver a Jesús de la Justicia por última vez cuando de pronto uno de la hermandad se acercó hacia mí y me dijo: «Puede ingresar al turno»; yo me sentí con una gran emoción porque iba a ser la primera vez que turno iba a ser integrado por 17 brazos «uno más».

¡Vaya anécdota! ¿Tienes alguna anécdota que nos quieras contar? Puedes compartirla aquí: sección de anécdotas y nosotros la compartiremos en el sitio.


Acerca de Cucurucho en Guatemala

Este espacio es de libre opinión, por tanto, no significa que el proyecto Cucurucho en Guatemala comparta los ideales, testimonios o comentarios que en esta sección se encuentran. Los autores de las anécdotas son de propiedad de quien las envía y nosotros únicamente las publicamos.