Turno 95 con ‘Jesús de los Milagros’ y mis hermanos

Jesús de San José

(Texto original de Wilson Poitán)

Era la Semana Santa del 2013, el Domingo de Ramos específicamente, con mis tres hermanos, fieles devotos de Jesús de los Milagros los cuatro, nos dirigimos a la procesión. Pero mi hermano más pequeño de edad, no pudo conseguir turno ese año. En fin, llegamos desde la salida, acompañamos al Rey del Universo toda la procesión y al trascurrir la misma, me daba cada vez más nostalgia saber que mi hermano no cargaría a mi Jesús. Nuestro turno era el 95, entonces le dije: Mira hermano, te voy a dar la mitad de mi turno, quedate a la mitad de la cuadra y ahí yo te voy a llamar y te metes a cargar a si cargamos mitad vos y mitad yo.
Procesión de Jesús de los Milagros

Jesús de los Milagros a su paso por la 15 calle de la zona 1. (Foto: Esvin López)

Entonces él se fue como lo pactamos. Nos formarnos en el turno mis otros dos hermanos y yo, pues todos teníamos el mismo. Llegó el ordenador de turnos y resultó que a uno de mis hermanos le toco de lado izquierdo y nosotros dos del lado derecho. Mi hermano tenía el brazo 53 yo el 55. Pero el del brazo 51 no había llegado y al estar cerca el anda, el ordenador del turno se quedó viendo para fuera del turno para ver quien daba el alto, me le quede viendo y le dije que mi hermano menor se había quedado sin turno y que tenía casi la misma altura, entonces el ordenador me dijo que lo fuera a llamar.

Eso hice de inmediato, lo fui a llamar como loco, pidiéndole a mi Señor de los Milagros que fuera posible que cargara mi hermano y bendito sea el Rey del Universo, él cargó ese año y en el turno, al cerrar los ojos, lloré con un sentimiento enorme, porque sentí que Jesús de los Milagros me dijo: Ese turno era de tu hermano. ¡Qué bello turno!

¿Y tú hermano Cucurucho, tienes una historia o vivencia que contar? ¡Compártela en nuestra sección Anécdotas!

Acerca de Cucurucho en Guatemala

Este espacio es de libre opinión, por tanto, no significa que el proyecto Cucurucho en Guatemala comparta los ideales, testimonios o comentarios que en esta sección se encuentran. Los autores de las anécdotas son de propiedad de quien las envía y nosotros únicamente las publicamos.