Tercer Domingo de Adviento 2019, 15 de diciembre   ¡Actualizado!

Ventas Navideñas en Guatemala

Llegamos al tercer domingo de adviento del rezo de la Corona de Adviento, este 15 de diciembre de 2019 así como en el segundo domingo, te queremos compartir un esquema de cómo rezar este día; estamos muy contentos de compartir con nuestras familias y sobre todo con nuestros amables lectores, estos pequeños esquemas para realizar bien el rezo

Corona de Adviento para el tercer domingo. Foto: www.formacionpastoralparalaicos.blogspot.com
Corona de Adviento para el tercer domingo. Foto: www.formacionpastoralparalaicos.blogspot.com

Entrada. Se entona algún canto y se saluda. (Puedes revisar estos enlaces)

Guía. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Acto de Contrición.
Guía. Reconozcamos ante Dios que somos pecadores.
Todos. Yo confieso ante Dios todopoderoso…

Liturgia de la Palabra.
Lectura del Santo Evangelio según San Juan (Jn 1, 6-8.19-28):

Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz, y este fue el testimonio de Juan, a que le preguntaran: ‘¿Tú quién eres?’ Él confesó sin reservas: ‘Yo no soy el Mesías.’ Le preguntaron: ‘¿Entonces qué? ¿Eres tú Elías?’ Él dijo: ‘No los soy.’ ‘¿Eres tú el Profeta?’ Respondió: ‘No.’ Y le dijeron: ‘¿Quién eres?’ Para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado, ‘¿qué dices de ti mismo?’ Él contestó: ‘Yo soy la voz que grita en el desierto: ‘Allanad el camino del Señor’ (como dijo el Profeta Isaías.’

Entre los enviados había fariseos y le preguntaron: ‘Entonces, ¿por qué bautizas, si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?’ Juan les respondió: ‘Yo bautizo con agua; en medio de vosotros hay uno que no conocéis, el que viene detrás de mí, que existía antes que yo y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia.’ Esto pasaba en Betania, en la otra orilla del Jordán, donde estaba Juan bautizando.

Palabra de Dios.
Breve pausa para meditar. Reflexión.

Meditación: 

Los hombres de hoy no verán en persona a Cristo en esta Navidad. Pero sí verán a la Iglesia, nos verán a nosotros. ¿Habrá más luz, más amor, más esperanza reflejada en nuestra vida para que puedan creer en El?

Él ha venido como el médico que cura las más profundas enfermedades del hombre. Por esto, la peor de nuestras enfermedades, el pecado, en esta visión de la gran misericordia del Señor, es simplemente un obstáculo porque el Salvador divino ha venido a socorrernos.

(Después de unos momentos de silencio, el guía debe motivar que los participantes hagan comentarios sobre el texto bíblico. Para terminar este diálogo se invita a los presentes a hacer un compromiso.)

Encendido de la vela. Oración.

Guía. En las tinieblas se encendió una luz, en el desierto clamó una voz. Se anuncia la buena noticia: ¡El Señor va a llegar! ‘Preparen sus caminos, porque ya se acerca! Adornen su alma como una novia se engalana el día de su boda. ¡Ya llega el mensajero! Juan Bautista no es la luz, sino el que nos anuncia la luz.

Cuando encendemos estas tres velas, cada uno de nosotros quiere ser antorcha tuya para que brilles, llama para que calientes. ¡Ven, Señor, a salvarnos, envuélvenos en tu luz, caliéntanos en tu amor!

Padre Nuestro.
Guía. Cubiertos con la sangre de Cristo decimos: «Padre nuestro…»

Conclusión.
Todos hacen la señal de la cruz.
Guía. «Nuestro auxilio es en el nombre del Señor»
Todos. «Que hizo el cielo y la tierra».

Pongámonos en presencia de Dios y meditemos:

Señor, ayúdanos a permanecer en vela guardando la venida de tu Hijo, con la lámpara de la fe encendida y con una gran dosis de humildad. ¿Tiene aceite mi lámpara? ¿Por cuánto tiempo?

Propósitos para la tercera semana de Adviento:

  • Rezaré por el Papa.
  • Daré gracias a Dios por todo lo que me ha dado.
  • Llevaré a cabo un sacrificio.
  • Leeré algún pasaje del Evangelio.
  • Ofreceré una comunión espiritual a Jesús por los que no lo aman.
  • Daré un juguete o ropa a un niño que no la tenga.
  • No comeré entre comidas.

Cantos para la tercera semana de Adviento:

Puedes encontrar un listado de recomendaciones para que puedas tomar tus instrumentos y cantar en familia.

NOTA: Cuando finalices el rezo, puedes compartir con tu familia y amigos una amena plática en torno a lo escuchado en la Palabra de Dios, acompañado de una merienda.

Hermanos, desde la comunidad de Cucurucho en Guatemala, deseamos que este tiempo de Adviento sea de unión familiar y de compromisos verdaderos con Dios. Así sea.

Author: Glen Garcia

Coordinador general de "Cucurucho en Guatemala" y "Cucurucho en El Salvador". Comunicador social, especialista en 'Marketing digital', experto en SEO y Cucurucho.


Acerca de Glen Garcia

Coordinador general de "Cucurucho en Guatemala" y "Cucurucho en El Salvador". Comunicador social, especialista en 'Marketing digital', experto en SEO y Cucurucho.