Significado del Adviento ¿Por qué lo hacemos?


El adviento o advenimiento es la parte del calendario cristiano con la que iniciamos un nuevo año litúrgico, un nuevo camino para estar en gracia con nuestro Padre y meditar en la vida de nuestro Salvador, Cristo. Como en la cuaresma, esta etapa del tiempo litúrgico nos pide que realicemos una acción característica en nuestras vidas: arrepentirnos y convertirnos y, no solo comparten esta característica, también se unen por un color muy importante en nuestras vidas: el color morado, que significa arrepentimiento y penitencia.

adviento-y-navidad-2016-2

Ahora ¿En adviento hacemos la misma penitencia que en cuaresma? No. El acto penitencial no está basado, esta vez, en la espera del sacrificio de nuestro Señor sino en su venida, en la esperanza de que Cristo mismo cumpla las profecías del antiguo testamento. El papa Francisco nos decía en el rezo del ángelus del inicio de adviento del año 2013 que este tiempo es para levantar la cabeza y ver el horizonte en la búsqueda de una nueva esperanza, una esperanza que no nos decepciona por estar fundamentada en la palabra de Dios.

Entonces nos preguntamos ¿cómo debemos vivir este tiempo? Nuevamente, Francisco nos responde a este tema: Ver a Cristo como nuestro pastor y nuestro guía en el camino hacia el reino de los cielos. Este tiempo, al igual que la cuaresma, está fundamentado en la palabra del Señor, donde es Cristo mismo quien nos va mostrando como se ha llegado al lugar donde estamos ahora y como llegaremos al lugar preparado por Dios.

adviento-y-navidad-2016-4

Por esta razón, en el adviento se viven tres tiempos; tres tiempos en los que debemos meditar y hacerlos parte activa en nuestras vidas:

  1. meditar el pasado: la base de este tiempo está en la vida de Cristo, en el inicio, desde la concepción de Santa María hasta el momento antes del nacimiento de Jesús; es necesario que meditemos en esto, que nos tomemos tiempo para leer los pasajes que se relatan día a día en la misa y poder tomarlos para nuestras vidas;
  2. vivir el presente: y ahora ¿Qué hago con la historia y sus enseñanzas? Esa es la parte que nos toca a nosotros: ponerla en práctica, tomar esa historia, esas enseñanzas y vivirlas en nuestro presente;
  3. preparar el futuro: después de meditar, hacer nuestro el evangelio y vivirlo plenamente, tenemos la tarea de transformarlo en acciones a futuro, en acciones que nos lleven a la segunda venida de Cristo.
adviento-y-navidad-2016-1

Ahora ¿Cómo puedo cumplir todo esto en adviento? ¿Cómo puedo meditar y vivir el pasado de Cristo en este tiempo? La iglesia, como madre precavida, nos presenta una forma muy especial para vivir este tiempo y prepáranos para la venida de la Luz que es Cristo. Un buen trabajo es la coronilla de adviento, una forma de ir recordando los pasajes bíblicos, no solo del nuevo testamento si no del antiguo, y de esta manera poder ver como Cristo ha venido dándonos luz a nuestras vidas. Otra forma es colocar el nacimiento por partes, es decir, colocar una pieza del pesebre por día, buscar su significado y que tiene este significado que ver con mi vida.

Concluyendo, el adviento no es solamente el tiempo antes de la navidad, también tiene un propósito y es prepararnos para la venida del Mesías, preparar nuestros corazones y nuestros hogares y vivir este tiempo buscando la reconciliación con Dios.

Iniciemos este tiempo poniéndonos en las manos de Dios.

Author: Cucurucho en Guatemala

Este espacio es de libre opinión, por tanto, no significa que el proyecto Cucurucho en Guatemala comparta los ideales, testimonios o comentarios que en esta sección se encuentran. Los autores de las anécdotas son de propiedad de quien las envía y nosotros únicamente las publicamos.


Acerca de Cucurucho en Guatemala

Este espacio es de libre opinión, por tanto, no significa que el proyecto Cucurucho en Guatemala comparta los ideales, testimonios o comentarios que en esta sección se encuentran. Los autores de las anécdotas son de propiedad de quien las envía y nosotros únicamente las publicamos.