Inicio » Imaginería » El Señor Sepultado de Santa Catalina: historia, consagración y leyendas

El Señor Sepultado de Santa Catalina: historia, consagración y leyendas

De los Sepultados más antiguos, su historia está llena de leyendas y acontecimientos que debes conocer. Conoce la historia y fecha de consagración del Sepultado de Santa Catalina.

Una de las imágenes más antiguas de Guatemala es el Señor Sepultado de la Rectoría de Santa Catalina.

El origen exacto de la imagen es desconocido, pero el Historiador Miguel Álvarez Arévalo lo coloca en el siglo XVII. No fue esculpido como la mayoría de las imágenes de la época, si no modelado con una técnica que empleaba pasta a base de caña de maíz.

Señor Sepultado de Santa Catalina (Foto: Cucurucho En Guatemala/ Wilfred Monroy)
Señor Sepultado de Santa Catalina (Foto: Cucurucho En Guatemala/ Wilfred Monroy)

La historia de este Sepultado pasa por los hombros del Santo Hermano Pedro. La leyenda relata lo siguiente:

"Una noche el Hermano Pedro estaba rezando a los pies de un crucifijo en una iglesia cuyo nombre ya he olvidado (El Calvario). Era ya muy tarde, pasaba de media noche... Y cuando más arrobado se hallaba el Santo Hermano Pedro, escuchó la voz del crucificado que le decía: Pedro, Hijo Mío, quiero ser sepultado en el Coro Bajo de las Catarinas.
El Hermano Pedro, sin titubear, se dio vuelta y recibió la imagen sobre sus hombros y salió muy despacio a la oscuridad de la noche. El peso del crucificado doblegaba su espalda. Por ser la imagen más alta que él, se vio obligado a arrastrarle los pies por el empedrado de las solitarias calles de la urbe.

Así después de largo y penoso recorrido, llegó al Convento e Iglesia de las Catarinas. Las monjas lo esperaban con cirios encendidos a lo largo del templo. En el coro tenía ya preparada una urna que acogería al Señor.

Allí lo depositó el Hermano Pedro, con sumo respeto. Testimonio de ese milagro eran las raspaduras hechas cuando lo llevaba en hombros y que la imagen todavía presenta después de tantos y tantos años".

Esta leyenda puede ser leída en el Atrio de la Rectoría de Santa Catalina en zona 1.

Cabe mencionar que el Señor Sepultado hace algunos años fue restaurado y para conservar dicha leyenda, le fueron dejados intactos los raspones que sustentan la leyenda.

Pies Señor Sepultado posterior a su restauración (Foto: Prensa Libre)
Pies Señor Sepultado posterior a su restauración (Foto: Prensa Libre)

Esta bella representación de Cristo, posee un realismo increíble de un hombre muerto que ha sufrido bastante con unos moretones, sangre seca y unas laceraciones sumamente crudas, relata el Presbítero Manuel de Jesús Chilín ex Rector de Santa Catalina quien enfatiza en que la Imagen posee un aura especial, gracias a las múltiples leyendas que envuelven su historia.

Señor Sepultado y Santísima Virgen de Dolores de Santa Catalina (Foto: Prensa Libre)
Señor Sepultado y Santísima Virgen de Dolores (Foto: Prensa Libre)

El Señor Sepultado de Santa Catalina obtuvo mucha veneración y hasta el año 1899 salió en Cortejo Procesional los Viernes Santos.

A partir del año 1900 empezó a salir el Sábado Santo y en el año 1917 fue el último que recorrió las Calles del Centro Histórico, ello generó una de sus varias leyendas “El Espanto Entierro” el cual relata un cortejo fantasma que jamás podía observarse pero si escucharse.

Procesión señor Sepultado de Santa Catalina
Salida Cortejo Señor Sepultado y Santísima Virgen (Foto: Rectoría Santa Catalina)

Aniversario de Consagración del Sepultado de Santa Catalina

Un 6 de agosto del año 2,000 fue Consagrada la venerada imagen del Señor Sepultado de Santa Catalina por Monseñor Próspero Penados del Barrio y Monseñor Mario Enrique Ríos Montt en una solemne Eucaristía celebrada en su templo.

Señor Sepultado de Santa Catalina
Cortejo de Velación Viernes de Dolores (Foto: Youtube)

No fue hasta 2009 que, gracias a la gestión del en ese entonces Rector Manuel Chilín, se obtienen los permisos necesarios y sale nuevamente en procesión el Señor Sepultado de Santa Catalina en conmemoración de los 200 años de su traslado a la Nueva Guatemala de la Asunción.

Gracias a su gran aceptación de los fieles desde 2012 retoma su cortejo en Viernes Santo teniendo uno de los cortejos más solemnes de la Capital.