San Judas Tadeo me ayudó a conseguir trabajo

San Judas Tadeo de la Iglesia la Merced

San Judas Tadeo de la Iglesia la Merced
San Judas Tadeo de la Iglesia la Merced. foto jesusenguatemala.com

Anécdota de: William Santos

Se muy bien que hablar de San Judas Tadeo es sinónimo de muchas cosas alegrías. Lo que yo he vivido, es seguro algo común para cientos o miles que han llegado con buena intención y con esperanza de que San Judas Tadeo es un gran intercesor ante nuestro Dios para dar aquél trabajo que uno tanto quisiera.

Así como muchos cucuruchos y devotas cucuruchas sufren en sus trabajos, por muchas injusticias, desvelos sin remuneración, problemas con compañeros, envidias e incluso explotación laboral; todo lo que he descrito, yo lo viví; y muchos cucuruchos comprenderán que por causas laborales nos perdemos incluso de aquellas procesiones que con tanta devoción y amor asistimos. En aquél trabajo me obligaron a hacer turno de 24 horas, y me perdí estar al lado de Jesús de San Bartolo; a quien soy muy devoto.

Un día llegué a la Parroquia la Merced, ver a tanta gente frente a San Judas Tadeo hizo que me acercara pidiéndole que por favor, me consiguiera un trabajo digno, que pudiera desempeñarme como persona, pero que también me permitiera servir nuestro Señor Jesús a través de lo que me gusta: nuestras tradiciones. Se que era mucho pedir, pero realmente necesitaba cambiarme de trabajo; como persona ya no podía más. Le prometí que si me ayudaba vendría a visitarlo 2 veces al mes.

En un momento dado, me llamaron a una entrevista ¡nunca creí que fuera yo el candidato que estaban buscando!; recuerdo bien que el miércoles de esa misma semana corrí inmediatamente a ver a San Judas Tadeo a la Merced para agradecerle.

Jamás pensé decirlo, pero: estoy en el mejor trabajo que he tenido en años; hago lo que me gusta, y fue tan milagroso el favor que me ha permitido incluso desenvolverme tanto en mi trabajo, que tengo el espacio para trabajar en el proyecto que tengo para apoyar a nuestras tradiciones en nuestro país, y ahora no me pierdo una sola procesión; y todo se lo debo a la intercesión de San Judas Tadeo, porque le pedí un trabajo digno y me lo dio, sabía que este proyecto es para servir a Jesús y me permite hacerlo en cualquier momento; y claro, siempre lo visito 2 veces a la semana.

Por algo le dicen a San Judas Tadeo el patrono de las causas imposibles, ¿tienes alguna anécdota que quieras contar con San Judas Tadeo?, envíala para que nosotros la publiquemos en el sitio:

Contar mi Anécdota con ‘San Juditas’ aquí


Acerca de Cucurucho en Guatemala

Este espacio es de libre opinión, por tanto, no significa que el proyecto Cucurucho en Guatemala comparta los ideales, testimonios o comentarios que en esta sección se encuentran. Los autores de las anécdotas son de propiedad de quien las envía y nosotros únicamente las publicamos.