Roban imagen de la Inmaculada Concepción en Parroquia Santísimo Redentor de Ahuachapán


Una imagen de la Inmaculada Concepción de María fue hurtada de la iglesia Santísimo Redentor El Calvario, en Ahuachapán, por personas que presuntamente aprovecharon los pocos instantes que el templo se queda solo luego que algunos feligreses llegan a rezar durante los días de semana.

El hecho fue cometido el lunes 2 de julio; pero los encargados de la iglesia lo hicieron público ante los fieles, el domingo 8, durante las diferentes misas que celebraron con la intención de que quien se haya llevado la imagen la regrese. En la iglesia nada fue violentado.

No hay una denuncia ante la Policía Nacional Civil (PNC) con la esperanza de que la figura sea regresada.

Aparentemente los responsables del hecho ya lo tenían planificado, ya que la imagen no es pequeña y estaba colocada sin ninguna protección en el altar principal del templo, junto a otra imagen del Sagrado Corazón de Jesús.

En la misma zona hay, al menos, otras cuatro imágenes de similar tamaño. La hurtada tiene ochenta centímetros de altura, pesa más de 30 libras y es de yeso. El espacio que ocupaba ha quedado vacío.

Se conoció que días antes del hurto una mujer anduvo en la zona del barrio El Calvario preguntando dónde vendían imágenes.

Mientras que el sacristán de la parroquia, Kelvin García, expresó que el hecho los ha dejado sorprendidos.

No cuenta con una fecha exacta de cuándo fue llevada al templo la Inmaculada Concepción de María y tampoco con una fotografía para que las personas la identifiquen.

“Sólo estaba puesta, no tenía ninguna protección, realmente sentíamos que no era necesario. Es lamentable que sucedan este tipo de cosas y que personas que no profesan, obviamente, nuestra fe comentan estos delitos. Entrar a un templo y robarse una imagen realmente es un delito”, expresó.

La iglesia no cuenta con un sistema de vídeo vigilancia para detectar este tipo de hechos; sin embargo, a raíz del hurto, sus autoridades ya comenzaron a valorar su instalación para evitar nuevos casos.

El sacristán señaló que no es la primera ocasión que sucede una situación similar. Hace unos cuatro años fueron hurtadas pequeñas imágenes que sirven como depósito para colocar agua bendita.

En esa ocasión, fueron recuperadas a los pocos días luego que la persona que cometió el hurto las vendió en el mercado de la localidad. Feligreses que las reconocieron las compraron y las devolvieron al templo.

“No esperábamos que sucediera esto nuevamente. Como iglesia estamos sorprendidos y esperamos que la gente que lo haya hecho, se toque el corazón y devuelva la imagen porque hicimos el llamado durante los horarios de misa para que la gente se diera cuenta de lo que nos había sucedido”, dijo García.

La feligresía está sorprendida por lo ocurrido porque no hubo respeto en el lugar donde muchas personas llegan a buscar paz espiritual.

La mayoría asiste a rezar, por lo que es en pequeños instantes que el templo queda solo.

Fuente: elsalvador.com

Author: Luis Granados

Corresponsal de Cucurucho en Guatemala, en El Salvador.