Quinario a Santa María Magdalena

Quinario a Santa Maria Magdalena

Te compartimos algunas oraciones que podrás realizar durante los 5 días previos al día de Santa María Magdalena, la cual se realiza el 22 de julio de cada año.

Quinario a Santa María Magdalena

Día primero:

Bendita Magdalena necesito dar gracias al Señor. Tú que entre persecusiones, verdugos, armas estuviste al pie de la Cruz a pesar de todo, mientras la sangre de Jesús que emanaba desde la Cruz te salpicaba, allí estabas sin morir muriendo y si había 
sepulcro a Él acudías.

Por este amor tan fino, te suplico no te apartes de mi corazón ya en medio de mis miserias; ya entre las fatigas de este mundo; ya entre los dolores de las enfermedades; ya entre las agonías de la muerte; antes te encuentres presente a mi favor, que merezca no caer en pecado mortal y vivir siempre creciendo en las virtudes y muera confesando al Señor que me
dió tu Patrocinio. Amén.

Padre Nuestro y Ave María.

Día segundo:

Discípula de los apóstoles, Magdalena Gloriosa, que creciste en el fervor y deseo de aumentar tu fe en el Divino Maestro Jesús habiendo acompañado a su sacratísima Madre de Jesús durante todo el tiempo después de su dichoso paso fuiste desterrada de los judíos y entregada a la olas del mar para que allí perecieras y fuiste al Puerto de Marcella dónde difundiste la verdad del Evangelio haciendo prodigiosos milagros como fue mantenerviva a una princesa que había muerto durante el parto y
conservando la vida del infante.

No olvides Santa mía tus benditas manos concediéndonos un gran amor y honra a Dios, temor al pecado mortal, la propagación de la fe en los infieles, el aumento de la devoción y tu ayuda en todos nuestros trabajos y la perpetua consolación en la Gloria. Amén.

Padre Nuestro y Ave María

Día tercero:

Oh Gloriosa Magdalena que elegiste desde los pies de tu Maestro Soberano la mejor parte que fue la contemplación de los secretos arcanos de Dios y esto agradó al Señor lo perfecto de tu corazón.

Tal es así que un devoto sacerdote deseoso de su salvación fue a morir cerca de tu casa y Tú misma dijiste:”Te acuerdas de haber leído en el Evangelio como una mujer pecadora lavó con sus lágrimas los pies de Jesús Salvador del Mundo y los limpió con sus cabellos y mereció alcanzar el perdón de sus pecados.

Dijo el sacerdote, bien me acuerdo y dijiste yo soy la pecadora que ya hace treinta años me aparté para alejarme de toda conversación humana. Por estos altísimos privilegios te ruego me concedas el Don de la Oración y los frutos de ella y especialmente de la inmensa bondad de Dios y de mi bajeza y malicia para que ejercitando en vida sus alabanzas lo goze para siempre en su Reino. Amén.

Padre Nuestro y Ave María

Día cuarto:

Magdalena feliz, creciste en Santidad pues amaste tanto a Jesús que te refugiaste en la soledad dejándolo todo, logrando tus virtudes y sabiendo de tu Majestad el dichoso día de tu gloriosa muerte y elevada por los ángeles recibiste de mano de san Máximo el Santísimo Sacramento y llena de inmensa alegría diste el alma santa a quién la colocó en tu penitente cuerpo para gozar del Reino Celestial.

Por este Sumo gozo te pido Santa Gloriosa no olvides mis humildes ruegos para que con el Señor me libres de mis fragilidades y me enseñes a dejar las vanidades del mundo y me retire al conocimiento solo del Señor.

Consígueme Protectora mía, la gracia y debida disposición para recibir el Sacratísimo Cuerpo de Nuestro Señor Sacramentado supliendo con tus merecimientos mi gran tibieza y concédeme no morir sin recibir El Sacratísimo cuerpo de nuestro Señor.

Amén.

Padre Nuestro y Ave María

Día quinto:

Sagrada Magdalena con tu gran amor a tu Sagrado Esposo ya has descansado de la miseria humana estás en la dulce compañía de quien supiste servir en tu dichosa vida.

Ya estás el lado del Omnipotente Dios que llena todas las cosas, ya estás dignamente colocada en el elevado trono que ganaste con tus virtudes.

Vales mucho para el Señor por eso muchas personas recibieron tus favores y que has librado a tus devotos de peligros, enfermedades, has sanado, los ciegos que han visto, los casados que han conseguido el vínculo de la castidad. Los que han pasado el trance de la muerte con los alivios y regalos de tu presencia.

Concédenos Santa Gloriosa, dichosa vida y lo que te hemos pedido en esta novena si es del agrado de Dios y una feliz muerte con tu protección y presencia. amén.

Padre Nuestro y Ave María