Mi papá, Jesús de Candelaria y Yo


Anécdota de: Carlos.

Era un primer domingo de Cuaresma en el 1988, ya hacía varios años que intentaba adquirir mi turno en la Parroquia de Candelaria, pero por mi edad y mi altura no podía. Sin embargo eso no impedía que acompañara a Jesús de Candelaria en todo su recorrido, de entrada a salida, pues era y es una muy amada y esperada penitencia que hago cada año.

Ese domingo de cuaresma hicimos cola mi papá y yo; logré por fin inscribirme, la felicidad en mi rostro era inminente, no podía evitar sonreír y abrazar a mi padre por ese momento tan feliz. Las semanas pasaron y se acercaba el día de la entrega de turnos. Pasó Martes Santo y Miércoles Santo; llegó el esperado Jueves Santo, era ya en horas de la tarde; los turnos pasaban y se acercaban cada vez más a ese turno 45 brazo 80.

Mi papá casualmente tenía el turno 45, brazo 79 que tanto esperaba. Llegó el cambio de turno, sonó el timbre y por fin EL MOMENTO MAS ESPERADO EN TODA MI VIDA LLEGÓ; estaba llevando en hombros a Jesús de Candelaria.

Una anécdota que llevo siempre en mi recuerdo y yo siendo mi primer turno fue el último de mi papá conmigo, juntos llevando en hombros a nuestro nazareno de Cristo Rey, pero cada Jueves Santo sé que él me acompaña recordando ese momento tan especial que vivimos.

PAPITO, JESÚS DE CANDELARIA TE TENGA EN SU GLORIA, TE EXTRAÑO.

Los que somos Cucuruchos o Cucuruchas  nos caracteriza algo especial: a todos nos encanta contar anécdotas de nuestra Cuaresma y Semana Santa. Queremos leer la tuya, cuéntala.

Author: Cucurucho en Guatemala

Este espacio es de libre opinión, por tanto, no significa que el proyecto Cucurucho en Guatemala comparta los ideales, testimonios o comentarios que en esta sección se encuentran. Los autores de las anécdotas son de propiedad de quien las envía y nosotros únicamente las publicamos.


Acerca de Cucurucho en Guatemala

Este espacio es de libre opinión, por tanto, no significa que el proyecto Cucurucho en Guatemala comparta los ideales, testimonios o comentarios que en esta sección se encuentran. Los autores de las anécdotas son de propiedad de quien las envía y nosotros únicamente las publicamos.