¿porque son móviles las fechas de la cuaresma y semana santa?


Estamos a las puertas de iniciar una nueva Cuaresma y debemos formarnos acerca del porqué de estas fiestas, y de qué depende lo que celebramos en este tiempo fuerte de la Iglesia. Hoy te explicamos por qué la celebración de las fiestas de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor son móviles. Casi todas las fiestas religiosas se celebran cada año el mismo día del calendario. Por ejemplo, la Navidad, se festeja siempre el 25 de diciembre; la Epifanía, el 6 de enero; la Fiesta de San Juan Bautista, el 24 de junio; y la Asunción de la Virgen María, el 15 de agosto. Sin embargo, esto no pasa en todos los casos. La Semana Santa se mueve cada año: así, en 2016, el Domingo de Resurrección fue el 27 de marzo; el año pasado cayó el 16 de abril y este año será el 1° de abril. Lo que sucede es que la mayoría de las fiestas religiosas se rigen de acuerdo con el calendario solar, que era el sistema que usaba Roma para ordenar el tiempo. Debido a que, para controlar los momentos de siembra y cosecha, era fundamental conocer los ciclos de las estaciones con precisión. Entonces, gran parte de las fiestas cristianas y judías, que originalmente se celebraban de acuerdo con los ciclos de la luna, se adaptaron a la cosmovisión solar de los romanos.

Imposición de ceniza (miércoles de ceniza)

Sin embargo, no todas las fiestas religiosas fueron adaptadas al calendario solar y como el calendario solar y el lunar no siempre coinciden, las fiestas que se celebran de acuerdo con el calendario lunar son móviles. Una de las liturgias que no cambió fue la Semana Santa, porque la Pasión estaba relacionada específicamente con la luna. Jesús había muerto y resucitado durante la celebración de Pascua, al comienzo de la primavera, justo cuando los judíos conmemoran la salida de Egipto. Y salieron de Egipto en una noche de luna llena porque fue gracias a la luz de la luna que sus antepasados habían escapado del faraón.

Conviértete y cree en el evangelio

Al comienzo, cuando el cristianismo era considerado por algunos como una secta del judaísmo, la muerte de Cristo se celebraba el mismo día de la Pascua Judía. Pero para que no se confundieran las tradiciones, se discutió un cambio de fechas en el Concilio de Nicea del 325. Ahí se decidió que el Domingo de Resurrección se festejara el domingo siguiente de la primera luna llena después del equinoccio de primavera. Entonces, como el equinoccio de primavera es entre el 20 y 21 de marzo, y la primera luna llena después del equinoccio no todos los años llega en la misma fecha, la celebración de la Pascua cristiana, y por consiguiente, de la Semana Santa es móvil. Así la Pascua puede caer entre el 22 de marzo y el 25 de abril, dependiendo de la coincidencia entre el calendario solar y el lunar.