Los farolitos de la Virgen Niña


La celebración del día del farolito consiste en la colocación de Farolitos de madera forrados de diferentes y vivos colores afuera de las viviendas, ya sea en las paredes de las casas o en las ramas de árboles como se hizo originalmente.

La celebración da inicio a las 6:30 de la tarde de cada 7 de septiembre, cuando las personas encienden las velas de los farolitos dura el tiempo que tarde en quemarse las velas que son alrededor de 2 horas.

En las iglesias se preparan altares especiales con farolitos, y la imagen de la Virgen Niña, hay además procesión de la Virgen Niña la cual es acompañado por cohetes y la Banda de Música del destacamento militar.

[caption id="attachment_22531" align="aligncenter" width="960"]ad repuestos acquaroni ad repuestos acquaroni[/caption]

Una tradición a punto de extinguirse:

Tristemente el día de los farolitos estuvo casi a punto de perderse, ya que cada vez menos personas ponían farolitos y algunos hasta estaban olvidando la fecha en que se celebraba.

Gracias a los esfuerzos de autoridades estatales, culturales y educativas, esta tradición se le ha dado un matiz diferente.

La celebración se realiza con una procesión con la imagen de la Virgen Niña y recorre las calles entorno a la Iglesia Nuestra Señora de la Asunción.

La historia de los farolitos:

El día de los farolitos es la tradición de origen religioso- popular más importante del municipio de Ahuachapán, actualmente para su celebración los preparativos inician con más de 3 meses de anticipación.

No se conoce con exactitud el origen de la celebración, y se manejan dos versiones:

  1. En celebración de la víspera del nacimiento de la Virgen María.
  2. A raíz de un terremoto ocurrido aproximadamente en 1836.

La versión que más respaldo tiene según la historia y la tradición es la religiosa-popular.

¿De qué tratan los farolitos?

Se ofrecen rezos a la Virgen, y como no existía en aquel entonces energía eléctrica, se celebraban en los patios de las viviendas iluminando los cercos, esto por temor a que se incendiaran.

Se amarran rajitas de ocote a la rama de los árboles de los cercos, luego se utilizan candiles de carburo y velas de cera.

Con información de Carlos Morán, corresponsal de Cucurucho en El Salvador.

 


Acerca de Glen Garcia

Coordinador general de "Cucurucho en Guatemala", fundador de "Cucurucho en El Salvador". Comunicador social, especialista en 'Marketing digital', experto en SEO y Cucurucho.