‘Los Canchules’ en Nahuizalco.

Francisco Antonio Larín de Cucurucho en El Salvador y Cultura Fe Nahuizalqueña nos comparte parte de una tradición muy propia y muy arraigada que poseen en Nahuizalco, Sonsonate.

Muchos han escuchado de la tradición del 01 de noviembre: ‘Los Canchules‘ pero no sabemos a que se refiere o que se realiza ese día. En algunas Hermandades, se hace alguna velación de la imagen de Jesús Yacente, Yerto o Sepultado en conmemoración de aquellos que ya partieron a la presencia del Señor. Hay casos en que se realizan cortejos procesionales extraordinarios como el caso de Sonsonate que procesionará al Cristo Yerto o de Armenia que tendrán su procesión con Jesús Resucitado.

Fotografía: Francisco Antonio Larín.

Fotografía: Francisco Antonio Larín.

Francisco Larín nos cuenta que se realiza en Nahuizalco en conmemoración a los fieles difuntos y nos dice: “Pues trata de un homenaje y recuerdo a los familiares que ya partieron. La gente elabora sus altares frente a sus hogares con fotos o recuerdos del ser querido colocando una variedad de alimentos como frutas, dulces típicos y comida autóctona propia de Nahuizalco. Los niños salen y van de altar en altar (es de rigor llevar una estampa o Santo en bulto). Al llegar al altar se reza lo siguiente ‘Ángeles somos del cielo venimos pidiendo Canchules para nuestro camino ¡Canchultía!. Queda a opción del dueño del altar pedir a los niños que recen un Padre Nuestro u otra oración. Luego les entregan comida, fruta, dulces, etc. y así se va de altar en altar a lo largo de todo el pueblo desde las 6:00 de la tarde, finalizando a eso de las 11:00 de la noche. Al finalizar, los niños se van con mochilas o en casos extremos con sacos llenos de comida o fruta“.

Canchules en Nahuizalco (Fotografía: Francisco Antonio Larín)

Canchules en Nahuizalco (Fotografía: Francisco Antonio Larín)

¿Que son los canchules? Canchul que significa: ‘niño pidón‘; los Canchules son una tradición indígena que se efectuaba para recordar a los fieles difuntos y que con el pasar de los años ha sido transculturizada y mezclada por la Iglesia Católica con la celebración del día de todos los Santos.

Francisco nos comenta que con el pasar de los años, la tradición ha sufrido algunos cambios dentro de los que nos enumera:

  1. En el pasado se realizaba una procesión con la Imagen de la Virgen de las Ánimas, recorriendo las principales calles del pueblo.
  2. Antes cada grupo de niños utilizaba una campanita la cual sonaban durante el recorrido anunciando su llegada a cada altar.
  3. En el pasado cuando los niños recibían la Canchultía, estos dependiendo de lo que les obsequiaban decían frases como: Donde dan tamales, viven los animales; donde dan cañas, vive el rey de España; donde dan pisto, vive Jesucristo; donde no dan nada vive la venada o donde cierran la puerta, vive la vieja tuerta.

    Canchules en Nahuizalco (Fotografía: Francisco Antonio Larín)

    Canchules en Nahuizalco (Fotografía: Francisco Antonio Larín)

La frase: La frase que se utiliza también ha sido modificada, aunque al final, da a entender el mismo mensaje: ‘Ángeles somos venimos del cielo, pidiendo canchules para las Ánimas‘, ‘Ángeles Somos del cielo venimos pidiendo canchultía para nuestro camino‘ y la que se usa actualmente: Ángeles somos del cielo venimos pidiendo canchules para nuestro camino ¡Canchultía!.

Se dice también que en el pasado, era de rigor velar en los altares la comida que ofrendaban a los familiares difuntos. Esa misma noche, al finalizar los Canchules se los llevaban (los alimentos), a los difuntos al cementerio y así los agradaban y los acompañaban. Era una noche de velación, comida y buenos recuerdos para amanecer el 2 de noviembre, día de difuntos acompañando a sus seres queridos.