Los cambios a través del tiempo en la urna del Señor Sepultado de Santo Domingo


Por: Edwin García.

Martes 10 de abril de 1863 (martes de Pascua), la Gaceta de Guatemala en sus cronicas de la semana santa de ese año describe:
«La procesion del santo sepulcro de Santo Domingo fue mas imponente y solemne que en los años anteriores. La venerada imagen de N.S Jesucristo iba colocada en una magnifica urna de bronce dorado que hizo venir de Francia el Sr. D. Manuel S. de Tejada y la dono para este objeto».

Este 6 de abril se cumplen 155 años de que se estreno la urna de bronce en la que recorre el Señor sepultado de Santo Domingo las calles cada Viernes santo. La urna fue vista por el señor Saenz de Tejada en una feria industrial en Europa y la adquirió para obsequiarla al Señor.

Grabado de 1900

Urna del Señor Sepultado de Santo Domingo en 1902

Con el tiempo ha sufrido variaciones pues vino pequeña a Guatemala tal y como vemos en el grabado de 1900 y la fotografia siguiente (1902), en la tercera aparece tal y como la conocemos en la actualidad luego de la última modificación en 1940, el costo de ese trabajo fue cubierto con donaciones de personas devotas y en agradecimiento sus nombres quedaron grabados en los marcos de la urna, los trabajos fueron realizados en los talleres de don Benjamin Granados.

La urna es una joya de orfebreria que merece ser conservada, la última intervención formal fue realizada por el hermano Guillermo Valladares M. con lo que recobro su esplendor.

Author: Cucurucho en Guatemala

Este espacio es de libre opinión, por tanto, no significa que el proyecto Cucurucho en Guatemala comparta los ideales, testimonios o comentarios que en esta sección se encuentran. Los autores de las anécdotas son de propiedad de quien las envía y nosotros únicamente las publicamos.


Acerca de Cucurucho en Guatemala

Este espacio es de libre opinión, por tanto, no significa que el proyecto Cucurucho en Guatemala comparta los ideales, testimonios o comentarios que en esta sección se encuentran. Los autores de las anécdotas son de propiedad de quien las envía y nosotros únicamente las publicamos.