La Virgen de los 3 presidentes y conquistadores   ¡Actualizado!


LA VIRGENCITA DE LA ASUNCIÓN DE SAN MARCOS
LA VIRGEN DE LOS CONQUISTADORES Y DE LOS TRES PRESIDENTES:

Hoy en día dentro del Patrimonio de la Santa Iglesia Catedral de San Marcos se cuenta con una hermosa y pequeña escultura de la Santísima Virgen María de la Asunción, única en su género, su diminuto tamaño, perfección y belleza ha embelesado a sus ilustres cofrades desde la época colonial y hoy a los vecinos católicos de San Marcos, que desde 2,010 celebran la Solemnidad universal de la Asunción de María y la recuperación y retorno de esta bendita imagen al patrimonio del pueblo en general, ya que por varios años estaba hurtada y retenida por manos sacrílegas, a continuación parte de su historia:

Virgencita de la Asunción de San Marcos con sus celebraciones dónde también esta la Virgen del Tránsito
Y las joyas coloniales que aún posee la Virgen

LA COFRADÍA:

La devoción a la Asunción de María da inicio en san marcos desde la época colonial, manifestada a través de la fundación de una Hermandad durante la segunda mitad del siglo XVIII, solicitando su transformación en Cofradía en el año 1,795 redactando para tal efecto sus es decir sus estatutos debidamente autorizados por el Arzobispo de Guatemala.

Es así como en dicho año queda formalmente constituida la “COFRADÍA DEL TRÁNSITO Y ASUNCIÓN A LOS CIELOS DE NTRA. SSMA. MADRE Y SRA. MARÍA SANTÍSIMA”, siendo vicario de la Parroquial de San Marcos el Reverendo Padre y Maestro Fray Simón de Acuña del Real y Militar Orden de Nuestra Señora de la Merced, presidente de Provincia y Examinador Sinodal del Arzobispado de Santiago de Guatemala.

La hermandad solicita su conformación en cofradía debido al crecido número de miembros y al manejar ya un buen capital ya que contaba con varias capellanías a su favor, es decir donaciones de bienes muebles, inmuebles o semovientes para el culto exclusivo a Nuestra Señora de la Asunción.

Libro de la Hermandad del Tránsito y Asunción y sus estatutos redactas por el padre mercedario fray Simón de Acuña.

La cofradía vigente desde aquella época fue una de las más activas y de numeroso grupo de miembros en el San Marcos de antaño, ya que se cuentan con registros fidedignos de su alta calidad en número y actividades piadosas y de caridad cristiana.

Dentro de los estatutos de la Hermandad del Tránsito y Asunción, redactados por Fray Simón de Acuña de la Orden de la Merced, en 1,795, posteriormente aprobados por el Arzobispo de Guatemala don Juan Félix de Villegas, estaba la ordenanza de nombrar dos mayordomos y veedores (supervisores) dentro de los hombres más notables y con capacidad económica de la población, debido a que éstos debían responder hasta con sus bienes los extravíos que hubiesen en los aumentos del capital de la Virgen.

Acta de octubre de 1825 donde se determina que las pequeñas imágenes sean colocadas en la Iglesia

LAS CELEBRACIONES:

Dentro de lo puramente litúrgico y piadoso la cofradía celebraba las siguientes fiestas: CELEBRABA EL QUINCENARIO DE NUESTRA SEÑORA CON MISAS REZADAS, EL DÍA DEL TRÁNSITO CON MISA CANTADA, LA MISA DE VÍSPERAS CANTADA, LA ASUNCIÓN CON EXPOSICIÓN, SERMÓN Y MISA CANTADA, LA OCTAVA DE NUESTRA SEÑORA, LA CORONACIÓN DE MARÍA, EL DULCE NOMBRE DE MARÍA Y LA INFRAOCTAVA DE FINADOS. LOS MIEMBROS DE SU COFRADÍA PAGABAN JORNALILLOS PARA TENER DERECHO A SER ASISTIDOS EN SUS ENFERMEDADES Y SEPULTADOS A CARGO DE LA COFRADÍA.

Inventario de los bienes de la Iglesia que estaban en casas particulares, año de 1,843 donde figuran las imágenes del Tránsito y Asunción con su retablo y bienes en la casa del cofrade, el papá de Justo Rufino Barrios

De ahí queda bien apuntada también su labor social ya que dentro de sus estatutos disponía la de asistir a todo miembro de la cofradía turnándose los demás hermanos para tal efecto y si el cofrade era pobre la cofradía le pagaba su medicina y hasta una cama cómoda, así mismo ocurría con las honras fúnebres.

Según consta en los registros parroquiales, la cofradía contaba como sus bienes más preciados 3 imágenes de Nuestra Señora: una grande de más de vara de alto (1mt. Aproximadamente) con todas sus alhajas existente en su altar en la Iglesia, más dos pequeñas y hermosas imágenes de una cuarta de alto (31cms) que se resguardaban en casa del Prioste de la Cofradía y salían a visitar casa para demandar limosnas. Una era nuestra Señora del Tránsito o de la Dormición que consiste en la representación plástica de la Santísima Virgen María en el momento de su muerte corporal y la otra una imagen de Nuestra Señora de la Asunción, ambas de vestir, con aretes, sandalias y coronas de plata sobredorada. De ellas la primera desaparece durante el siglo XIX a consecuencia de alguno de los terremotos experimentados en esta región, Nuestra Señora del Tránsito fue extraída ilícitamente de la Iglesia de San Marcos por manos sacrílegas, conservándose únicamente la imagen pequeña de Nuestra Señora de la Asunción.


Aunque en octubre de 1,825 los cofrades firman un acta donde se comprometen a llevar las dos imágenes pequeñas del tránsito y asunción a la Iglesia Parroquial, situación que fue respetada por pocos años, debido a la inmensa devoción que despertaban las pequeñas imágenes eran llevadas a las casas de los cofrades, ya que en la memoria de bienes de la Iglesia conservadas en casa particulares, fechada en el año 1,843, las dos imágenes pequeñas vuelven a figurar en la casa del cofrade, que para aquel año era nada más ni nada menos que el señor don José Ignacio de Barrios, padre del que fuera general Justo Rufino Barrios, llamado el Reformador de Guatemala.


La fiesta principal en el mes de agosto se iniciaba desde el primer día con el quincenario a Nuestra Señora, durante el cual las imágenes pequeñas de Nuestra Señora del Tránsito en su urnita y Nuestra Señora de la Asunción eran trasladadas de la casa del prioste hacia la Iglesia Parroquial donde eran ubicadas junto con la Imagen que permanecía en la Iglesia en un altar.

El día 13 de agosto, fecha en que la Iglesia celebra el tránsito o dormición de María, es decir su muerte natural, las imágenes de Nuestra Señora de la Asunción se cubrían con un velo blanco, mientras que la imagen de Nuestra Señora del Tránsito era sacada de su urnita y colocada en un altar de velación como si de un difunto de verdad se tratara, rodeada de con manzanas y rosas blancas y amarillas símbolo de los sentimientos no eróticos rodeada de las imágenes de San Miguel Arcángel y el Evangelista San Juan, vestido de luto, para proceder a una ceremonia denominada “PÉSAME A SAN JUAN” ya que según el Evangelio del mismo Apóstol (cap. 19 ver. 25) el Señor Jesús al momento de su muerte en la Cruz dejó el cuidado de su Santa Madre al Evangelista San Juan y desde aquella hora el discípulo la tomó como Madre propia. En recuerdo a esto la imagen de San Juan de la Iglesia Catedral era revestido de luto y se hacían oraciones de pésame al Apóstol y Evangelista.

El día 14 de agosto se realizaban las vísperas donde se descubrían las Imágenes de Nuestra Señora de la Asunción, como símbolo de la resurrección del Santo Cuerpo de María y su Asunción al Cielo, en medio de gran júbilo y se volvía a vestir a San Juan de Colores encendidos para iniciar así en medio de alboradas, misas, rezos y exposiciones solemnes del Santísimo la Solemnidad de la Asunción de Nuestra Señora en cuerpo y alma a los cielos.

LOS ILUSTRES COFRADES:

Dentro de la tradición oral de las personas de mayor edad que antes de su desaparición y posterior recuperación recordaban decir a sus abuelos que la Imagen de la Virgen de la Asunción “la Virgen Chiquitía” había venido desde España con los conquistadores, situación que está fuera de la realidad histórica pues el estilo de la Imagen es Barroco de mediados del siglo XVIII, pero dicha leyenda puede tener origen el que dentro de sus ilustres cofrades figuran descendientes directos del conquistador Juan de León y Cardona fundador de San Marcos, Salcajá y otros poblados del occidente de Guatemala durante el siglo XVI.

Como el caso del Capitán don Esteban de León, uno de los hombres más notables del San Marcos de finales del siglo XVIII e inicios del XIX, quien en su testamento redactado en el año 1,808 toma como una de sus preocupaciones principales el dejar la Cofradía de Nuestra Señora de la Asunción en buenas manos y para el cargo de mayordomo y veedor elige a su compadre don Francisco Cárdenas, ilustre regidor del ayuntamiento de San Marcos hombre pudiente y piadoso, él con su mujer doña María de Barrios legaron un inmenso caudal a obras de la Iglesia, se fundaron cofradías y la Capellanía del Corazón de Jesús. Pero los deseos del capitán Esteban de León no pudieron realizarse pues su compadre Cárdenas falleció en el año 1,809 y el capitán en el de 1,813. Por lo que su viuda doña María de Barrios asume el cargo y al poco tiempo, en el año 1,819 lo entrega al Alcalde primero don Bonifacio Barrios y este con el paso de algunos años a su sucesor en la alcaldía de San Marcos don Ignacio de Barrios abuelo del general Justo Rufino Barrios, la devoción en esta familia quedó arraigada a tal extremo que el hijo de don Ignacio de Barrios, el señor don José Ignacio de Barrios hereda la cofradía y sus fiestas de gran prestigio en el año 1,839.

En 1,841 los esposos Barrios Auyón interinamente se concluyen los trabajos de construcción de la Iglesia Parroquial de San Marcos solicitan llevarse las dos pequeñas Imágenes del Tránsito y Asunción a su hogar a donde les rendirían el culto de la forma más decente y primorosa que dicha familia podía, aquí comienza la gran historia que une a las familias antecesoras de los tres presidentes de Guatemala de la época liberal que fueron oriundos de San Marcos: Justo Rufino Barrios, José María Reyna Barrios y José María Reyna Andrade.

En 1,843 el cura párroco de San Marcos realiza un inventario y listado de los bienes de la Iglesia que se hallaban dispersos en casas particulares registrando la siguiente información “EN CASA DEL COFRADE DE LA ASUNCIÓN, DN. YGNACIO DE BARRIOS SE ALLAN DOS YMAGENES DE ESTE TITULO SITADO CADA UNA CON COXONA DE PLATA SOBRE DOXADAS, SANDALIAS DE PLATA, CON SU BESTIDO CADA UNA, DESENTE, CON COXATEXAL Y BELO”…

Al inaugurarse la nueva Iglesia Parroquial, las familias cofrades de Nuestra Señora de la Asunción devolvieron al templo parroquial, como lo indicaban los acuerdos de 1,825, la Imagen de Nuestra Señora del Tránsito y así figura reposando la Imagen en una urna en los inventarios, más no la de la Virgen de la Asunción, la cual don Ignacio Barrios hijo entrega como sucesores en la cofradía a su hermana la señora doña Celia Barrios de Reyna (PRIMERA MADRE DE LA NACIÓN DURANTE EL GOBIERNO DE SU HIJO EL GENERAL JOSÉ MARÍA REYNA BARRIOS) y a su cuñado don Joaquín Reyna, para el período 1,858-1,862, en que fueron cofrades, posteriormente la familia Reyna Barrios entrega la Virgen y su cofradía a Don Juan Eligio Barrios hijo, pues su padre Don Juan Eligio de Barrios, había sido cofrade dos décadas antes. Esta persona según el mismo libro fue cofrade por cinco años y en 1,867 entrega el cargo de Mayordomo y Veedor a don José León Reyna, quien fuera alcalde primero de San Marcos y padre a su vez del licenciado José María Reina Andrade, llamado el Presidente de los Tres Poderes, por haber sido el único ciudadano que en vida ostentó la presidencia de los tres organismos del Estado.

Como se ve los tres presidentes de Guatemala nacieron formados a devoción de Nuestra Señora de la Asunción pues los padres de todos ellos fueron cofrades de la misma cuando ellos tenían pocos años de vida, seguramente por eso la cofradía no se suprimió durante los gobiernos de dichos personajes, pero si fue quedando en el olvido.

Debido a la gran popularidad que en las familias honorables marquenses gozó la imagen de la Santísima Virgen de la Asunción su cofradía no fue suprimida por los gobiernos liberales, sino con el paso de los años, al mudarse los patriarcas de dichas familias a la ciudad capital y la paulatina adhesión a la masonería de la mayoría de familias marquenses cayó en el olvido la Cofradía y las Imágenes, aprovechando personas inescrupulosas para quitarlas del patrimonio de San Marcos devolviendo únicamente la Imagen de Nuestra Señora de la Asunción.