La Semana Santa que se conmemora durante todo el año

Anda de Jesús de los Milagros

La Semana Santa… al nomas leer estas dos palabras mi memoria me desplaza a aquea hermosa tradición rica en sabores, olores, colores, sonidos y sentimientos. El leer tantas anécdotas de cucuruchos y cucuruchas que cuentan con tanta emoción lo que les ha pasado con sus imágenes de devoción, me puse a pensar “ojalá se pudiera vivir la Semana Santa todo el año”.Y vean como es Dios, (es que ese papito si le atina) que a través de mensajes claros y directos nos muestra que sí se puede conmemorar esos días tan hermosos, y que se puede utilizar los 5 sentidos también; y que incluso puedo seguir con mi túnica puesta.

Bien dice el Papa Francisco: “Si cada uno de nosotros no se siente necesitado de la misericordia de Dios, no se siente pecador, es mejor que no vaya a Misa”

Domingo de Ramos = “Que alegría cuando me dijeron, vamos a la casa del Señor”

“Jesús entra a Jerusalem”: Antífona de Entrada, cantamos con gozo que Cristo está con nosotros.

Lunes Santo = Yo confieso ante Dios todo poderoso…

“Le perfuman los pies a Jesús” (Jn 12,1-11): Qué mejor forma que adorar a ese Dios amoroso con rodillas al suelo confesando nuestros errores; así como María, la hermana de Lázaro perfumando los pies de nuestro Señor como un gesto de gratitud porque sabemos que nuestro Rey es misericordioso.

Martes Santo = “Te rogamos Señor, óyenos”

“La negación de Pedro” (Jn 13,21-33.36-38): Nuestra debilidad humana nos hace caer, y muchas veces; incluso ¿a qué Cucurucho o Cucurucha no lo molestan por ser un “Cucurucho” y luego niega e incluso se burla de nuestro sentir? en la misa hay un momento idóneo para decirle a nuestro Señor que somos fieles, y que no se olvide de todos nosotros.

Miércoles Santo = “El Ofertorio y la presentación de los dones (Pan y Vino sobre el altar)

“Preparación de la Pascua” (Mt 26,14-25): Así como los discípulos llegaron con aquea persona a decirle “El Maestro dice: Mi tiempo está cerca; en tu casa voy a celebrar la Pascua con mis discípulos”, ¿No crees que tú corazón es la mejor mesa en donde Jesús puede sentarse y habitar en él?, mientras estás dando tu ofrenda y haciendo el rito de preparación con el Sacerdote; prepárate tú también a recibirlo.

Jueves Santo = “Tomen y coman todos de Él”

“El fundamento de nuestra Fe” (Jn 13,1-15): ¿Te gusta recordar ese Jueves Santo blanco?, ¿suspiras por el moreno nazareno? ¡tienes la oportunidad de traerlo a tu presencia Cucurucho y Cucurucha! en ningún otro lugar podrás lograr este privilegio, que como Hijos de Dios y miembros de su Iglesia, hemos recibido desde aquél primer Jueves Eucarístico.

Viernes Santo = “Señor Mío y Dios Mío”

“Jesús muere en la Cruz” (Jn 18,1—19,42): Desde el credo hasta que comulgas mi querido Cucurucho y Cucurucha, ahí es donde fervorosamente cumples tu promesa de devoto cargador; llevas la Cruz de Cristo porque por Él hemos sido sanados, reconocemos a nuestro Salvador; aquí es donde abrazas ese madero y te quedas con él todo el año como estandarte de tu Fe.

Sábado Santo = Cordero de Dios que quitas el pecado del Mundo, danos la paz

Hay algo que debes tener claro cucurucho y cucurucha: que Jesús no vino a dividir al mundo, sino vino a dar testimonio de que todos somos uno, y que jamás debemos ser individualistas; nuestro prójimo está a tu lado y tal vez no hagas acciones de caridad, pero con un abrazo verdadero y sincero a tu hermano y hermana es la mejor forma de que demuestres que en verdad entiendes la causa y el porqué de la venida de Jesucristo. ¿por qué? te vuelvo a repetir: Si no estás bien con tu hermano, no estás bien con Dios.

Domingo de Resurrección = Vayamos en Paz

¡Esta es la razón del Cucurucho y Cucurucha! y así como dice la escritura: “Vayan y prediquen el Evangelio” (Marcos 16:15), nosotros como fervientes custodios de nuestras tradiciones; debemos serlo así también con el ejemplo; cuesta, y mucho; pero nadie dijo que los caminos del señor serían fáciles. ¿Quieres vivir realmente la Semana Santa? vívela como Dios lo pide y no como tu lo deseas, predica con tu ejemplo; y por ello al salir de la santa Misa, ve en paz y con la firme actitud de ser un mejor cucurucho o cucurucha (o sea, un auténtico cristiano).

¡No hay mejor manera que vivir la Semana Santa en la Santa Misa!, aquí es donde puedes estar siempre; ¿y sabes qué es lo mejor? que se puede vivirla todo el año, cada Domingo e incluso todos los días. ¿Quieres recordar el “va y ven” de las andas de Jesús o de María?, arrodíllate en el momento de la consagración, cierra los ojos e imagínate ese momento; en verdad sientes hasta el dulce aroma del corozo e incienso, solo es de materializar lo que con Fe deseas.

Si te gustó, compártelo a todos aqueos Cucuruchos y Cucuruchas que cuentan los días y las horas para que llegue la Semana Santa; cuéntales a los que no entienden el significado de ser Cucurucho que tú vives a Cristo en tu corazón y que por eso no te quitas la túnica.

Fuentes: Evangeli.net

LaLiturgia.org