La religiosidad popular desde otro punto de vista

religiosidad popular

¿Qué es la Religiosidad Popular?

La Religiosidad Popular es la expresión de la búsqueda de Dios y de la fe cristiana en cada pueblo de acuerdo con su idiosincrasia y su historia.

“La religiosidad popular constituye una expresión de la fe, que se vale de los elementos culturales de un determinado ambiente, interpretando e interpelando la sensibilidad de los participantes, de manera viva y eficaz”

Hablar de Religiosidad Popular en Guatemala para un católico, son actos de Fe públicos con nuestros tradicionales Cortejos Procesionales, pero para alguien externo, ¿Cómo son vistos?

Para algunos las Procesiones son ocasionadores de tráfico, exposición de obras de arte, generador de ingresos, creador de empleos directos e indirectos, atractivo turístico, pero, ¿Cómo catalogar las Procesiones entonces?

Teniendo una opinión más neutral, no podemos negar el valor cultural, social y económico que aportan los Cortejos Procesionales.

La Semana Santa guatemalteca

Partamos desde el punto Cultural, cuando en 2009 la Semana Santa Guatemalteca es nombrada Patrimonio Cultural de la Nación.

Un anuncio que pudo resultar chocante e incómodo para muchos católicos, ya que la Semana Santa pasa a ser un “Evento” o “Celebración” y no la conmemoración de la Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Salvador Jesucristo.

Y profundizando más, como Católicos vivimos un tiempo de reflexión, Penitencia y ayuno desde Miércoles de Ceniza y la Cuaresma completa, no sólo la Semana Santa.

Desde la talla, belleza y el valor histórico de cada una de las imágenes, el arte tallado en madera de los muebles Procesionales, pasando por el arte de cada uno de los adornos y alegorías de las andas, sin olvidar las coloridas y artísticas alfombras, el arte en cada túnica bordada a mano por artesanos guatemaltecos, la parte musical cubierta por masivas bandas de músicos que nos deleitan con piezas musicales Fúnebres, (en su mayoría Guatemaltecas), por mencionar algunos cubrimos varias ramas del Arte y la Cultura.

El valor social de las Procesiones es grande, desde el fortalecimiento de la familia, a través de unión familiar con momentos únicos en filas, cargando, elaborando alfombras, o solo viendo el cortejo en algún punto, pasando porque la Semana Santa es una ventana al Mundo para que visiten Guatemala, sin olvidar como la Semana Santa genera muchos empleos directos e indirectos haciendo de la sociedad una más productiva.

El tema económico de la Religiosidad Popular

La parte Económica es (en mi criterio) la más polémica de todas, ya que para algunos es mal visto que se “lucre” con los Cortejos Procesionales, pero ¿Realmente se lucra?, o ¿sólo es un generador de ingresos generales al País?

Y en el tema económico queremos hacer énfasis en varios puntos:

  • Empleos Directos e Indirectos generados.
  • Activación de Economía Formal e Informal.
  • Generación de Turismo a Guatemala.
  • Sostén de las Parroquias.

¿Alguna vez te has puesto a pensar o analizar cuántas personas dependen económicamente de la Religiosidad Popular? Mencionaremos algunos más comunes:

Empleos Directos generados

– Banda de Músicos.

– “Lireros” y personal de apoyo.

– Bordador de las Túnicas.

– Altareros y diseñadores de adornos Procesionales.

Empleos Indirectos generados

– El Sastre que elaborará túnicas y trajes.

– El Lustrador que dejará “impecables” los zapatos del Cucurucho o devota.

– El Taxista que llevará “rápido” al Cucurucho para que no pierda su turno.

Activación de la Economía Formal:

– La Imprenta que elabora los turnos.

– Las empresas que venden el material para la elaboración de adornos Procesionales.

– Cadenas de Restaurantes que atenderán a todos los Cucuruchos, Devotas y Asistentes “Hambrientos” justo cuando se realiza cada procesión o actividad de la religiosidad popular.

Activación de la Economía Informal:

-Ventas delante de los cortejos Procesionales, desde las Madrileñas y Guantes de “Emergencia”, pasando por los antojitos, aguas para el sofocante Sol o el café en las noches frías de los rezados, paraguas y nylons cuando la lluvia se hace presente, y un muy largo etcétera.

– El que se dedica a cuidar carros de los asistentes a los cortejos Procesionales.

-Las personas que se dedican a vender arreglos florales o “Ramitos”.

Generador de Turismo a Guatemala

-Este punto es sumamente importante, ya que después de las remesas, el turismo es un generador económico importante en Guatemala.

Desde la Aerolínea que trae a los turistas, o a los cucuruchos que viven en el extranjero, o los hoteles que los hospedan, los diferentes medios de transporte que utilicen, todo es un factor esencial para la economía Guatemalteca.

Sostén de las Parroquias

– Y por último, pero no menos importante, el sostén económico de nuestras Iglesias.

Muchas Iglesias el aporte de ofrendas en el año no es suficiente para cubrir sus gastos, y las procesiones son un apoyo económico para sufragar los gastos parroquiales.

Además, es importante recalcar que la mayoría de los materiales y productos que se compran para alfombras, textiles, comidas tradicionales y decoraciones son nacionales por lo que somos los guatemaltecos que nos quedamos a gastar en las ciudades junto con los grandes grupos de extranjeros que nos visitan, quienes conjuntamente estimulamos la economía Guatemalteco.

Con estos datos, ¿cuánto generan las procesiones entonces?

El Periódico público un artículo en 2018, donde estiman que sólo en Semana Santa en Antigua Guatemala se generan Q.670 millones, cifra estimada y que crecería notablemente si añadiéramos la Cuaresma.

Con esos datos, se puede entender la importancia económica de la Cuaresma y Semana Santa para el País en general y por supuesto, todas las otras actividades que forman parte de la religiosidad popular como los rezados, las velaciones, conciertos y tantos eventos que se ofrece durante todo el año.

Es increíble el valor adicional al espiritual de nuestros Cortejos Procesionales, debemos valorarlos y hacerlos enaltecer cada día más.