Inicio » Hermandades » La Hermandad del Señor Sepultado de Santo Domingo

La Hermandad del Señor Sepultado de Santo Domingo

Por: Edwin García

LA HERMANDAD DEL SEÑOR SEPULTADO DE SANTO DOMINGO

Con el correr de los años la procesión del Señor Sepultado llegó a ser la mas grande y solemne de la capital. Hasta antes de la fundación de la hermandad, la procesión estaba bajo el patronato de  la municipalidad capitalina, es decir, que todo lo referente a enseres, mobiliario, costos y organización del cortejo estaba a cargo y bajo la tutela de la comuna.

Hermandad del Señor Sepultado de Santo Domingo. Foto La Semana Santa de Guatemala para el mundo.
Hermandad del Señor Sepultado de Santo Domingo. Foto La Semana Santa de Guatemala para el mundo.

Así las cosas, el Prior del convento de Santo Domingo en 1852, fray Pedro Mártir Salazar, vivamente motivado por el interés de fundar una hermandad del Señor Sepultado se dirige a las autoridades municipales y hace las siguientes consideraciones: “Que he sido invitado por algunas personas del vecindario para que bajo unas bases sólidas y estables se forme una Hermandad de la Divina imagen de Jesús Sepultado de nuestro convento, teniendo por objeto solemnizar en cuanto sea posible, no solo la procesión del Viernes Santo sino también la función de Nuestra Señora de Dolores que en otro tiempo era a cargo de ésta corporación.

No dudo que dicha hermandad se planteará de la mayor formalidad y que podrá subvenir a los gastos de las dos funciones indicadas, tanto por la actividad de los devotos que la promueven, como por la buena disposición que constantemente se ve en la población y porque se trabaja en reglamentar dicha hermandad de una manera que no solo los hermanos que la componen sean satisfechos de la justa inversión de sus limosnas, sino el público entero que verá anualmente el estado de sus ingresos que debe publicarse por la prensa para mayor satisfacción de las personas que compongan la junta.

Hermandad del Señor Sepultado de Santo Domingo. Foto La Semana Santa de Guatemala para el mundo.
Hermandad del Señor Sepultado de Santo Domingo. Foto La Semana Santa de Guatemala para el mundo.

Más para dar principio a ésta fundación sin que la Municipalidad entienda que se le exonera del patronato que reconoce y ha reconocido siempre en la imagen de Jesús Sepultado, ocurro: a ésta corporación suplicando se sirva conceder el permiso correspondiente para establecer la hermandad referida, así como al propio tiempo acordar, que si por algún incidente que no pueda preveerse ahora llegase a desaparecer aquella, ésta corporación como hermana e interesada en el culto Divino, continuará como antes en su celebridad, de cuyo acuerdo pido tenga la dignación de mandar que por la secretaría se extienda certificación. Guatemala, mayo 3 de 1852. (f) Fr. Pedro Mártir Salazar, Prior” hay una rúbrica única.

Al día siguiente el alcalde G. Porras proveyó en el escrito disponiendo que el informe fuera rendido por el Regidor Pavón en concepto de comisión especial. El nombrado emitió dictamen favorable recordando siempre el patronato de la comuna y ésta última resolvió como sigue:

“Municipalidad. El reverendo padre fray Pedro M. Salazar, prior del convento de los religiosos de Santo Domingo, solicita a ésta corporación la licencia correspondiente para formar una Hermandad de la Venerada imagen del Señor Sepultado y Nuestra Señora de los Dolores; ésta solicitud es consecuencia del patronato que la Municipalidad tiene en las festividades referidas, como es sabido, y aparece del escrito y del informe de la comisión especial nombrada por la corporación para este asunto.

El síndico conoce la utilidad que resultará de la creación de la Hermandad proyectada y en vista de esto, y de los principios de justicia que arreglan el patronato en general, pide que la corporación, si lo tiene a bien, se sirva acordar:

Hermandad del Señor Sepultado de Santo Domingo. Foto: página oficial
Hermandad del Señor Sepultado de Santo Domingo. Foto: página oficial

1º. Que se conceda al reverendo padre fray Pedro M. Salazar la licencia que solicita para la creación de la Hermandad del Santo Sepulcro y de la Virgen de Dolores debiendo presentar a la corporación el reglamento o estatuto que se forme para el gobierno de la Hermandad a fin de que se apruebe o reforme en caso necesario y respecto de lo que tenga relación con el patronato mencionado, y 2º. Que por la secretaría se de al mismo padre Prior la certificación que solicita. (f) G. Porras”. Hay una rúbrica.

Es de imaginar la alegría que con motivo de las anteriores resoluciones tendría fray Pedro M. Salazar y, conocido su celo y fervor religioso, dispuso organizar la nueva entidad lo más pronto posible. Ello se ve en la siguiente nota, en la que avisa de la constitución de la primera directiva:

“Guatemala 26 de julio de 1852.- Señor Secretario de la Municipalidad de esta corte. Tengo el gusto de participar por el honroso conducto de Ud. a esa corporación que el 18 del que cursa tuvo lugar en una de las celdas del convento de nuestro Padre Santo Domingo y con una numerosa concurrencia de personas convidadas para el efecto, la inauguración de la Junta de la Sociedad de Hermanos de las Divinas imágenes de Jesús Sepultado y su Santísima Madre, nuestra Señora de los Dolores, saliendo electos por unanimidad de votos: Para Presidente el que suscribe, para Vice-presidente don Julián Falla, primer hermano den Manuel Valle, segundo hermano don Antonio Gómez, primer síndico don Esteban Castro, segundo Síndico don Pablo Andrino, Tesorero don Manuel José Durán y Secretario don Domingo Yzaguirre. Concluido éste acto y habiéndose manifestado anuentes a admitir cada una de las personas nombradas su respectivo cargo, se les dio posesión en toda forma y enseguida la comitiva se dirigió conmigo a la Santa Iglesia, en donde se cantó un solemne Te Deum al Todopoderoso por la prosperidad y un buen acierto en la prosecución de aquella piadosa congregación; y el que suscribe con capa de coro rezó en la capilla respectiva las preces análogas a aquel augusto y memorable acontecimiento, suplicándole al Eterno fuera servido admitir los ruegos y súplicas de sus creyentes concediéndonos por tanto la prosperidad en su Santo servicio; así concluido este acto los concurrentes se despidieron.

Lo que se servirá usted poner en conocimiento de esa corporación municipal, manifestándole al mismo tiempo que en la sesión de hoy se acordó declararle como socio de la misma Hermandad, pudiendo desde luego nombrar a una persona de su seno que deba concurrir a las Juntas que se tendrán por ahora todos los segundos domingos de cada mes, con el fin de prestar con sus luces los auxilios convenientes a la prosperidad de ésta piadosa fundación, teniendo para el efecto voz y voto en dicha junta. También se servirá usted manifestarle que se espera de su actividad y celo tenga a bien dar sus órdenes a don Juan Valdés para que entregue por inventario al primer hermano las estatuas de los siete príncipes y demás útiles pertenecientes a las dos Ymágenes que existan en su poder como mayordomo que fue en otro tiempo, nombrado por esta municipalidad; todo con el objeto de que cuanto antes sean reparados sus menoscabos. Esta ocasión, señor Secretario, me proporciona la de ofrecerme de usted su afectísimo Capellán. (f) Fray Pedro Mr. Salazar, Prior”.

La municipalidad acordó, el día 27, contestar en términos satisfactorios al Regidor Pavón y al Síndico primero para Socios de la Hermandad y pidió al señor Juan José Valdés que entregara por inventario al primer hermano. Don Manuel Valle, las siete estatuas de los ángeles y todo lo perteneciente a la procesión del Santo Entierro.

Procesión de velación que se realiza en Septiembre
Procesión de velación que se realiza en Septiembre

LA MUNICIPALIDAD DE GUATEMALA: PRIMERA HERMANA

Por su parte, la Hermandad hizo saber a la Junta Municipal lo resuelto en la reunión del 29 de agosto de 1852 y que fue lo siguiente:

“Señor Secretario de la Municipalidad de esta corte.- La Junta directiva de la Hermandad del Santo Sepulcro, en sesión del 29 del corriente, se sirvió acordar: Que por el honroso conducto de usted, se exprese a la Corporación municipal, que reconociéndola como Socia de la Junta y debiendo por tal motivo darle toda su preferencia ha creído de su deber asentarla como primera Hermana en el libro que al efecto se ha destinado para la inscripción de la Hermandad, y que en tal concepto se le remita la correspondiente patente, como el testimonio mas justo que puede darle la Junta en prueba de aquel reconocimiento. Y habiéndose acordado que por mi medio se dirija a usted la presente comunicación, tengo el honor de verificarlo, acompañándole el documento de que hago mérito, a fin de que Ud. se sirva ponerlo de todo conocimiento de esa respetable Corporación. (f) Fray Pedro Mr. Salazar. Prior.-Presidente”.

Hermandad del Señor Sepultado de Santo Domingo. Foto La Semana Santa de Guatemala para el mundo (1)
Hermandad del Señor Sepultado de Santo Domingo. Foto La Semana Santa de Guatemala para el mundo.

Este es el relato histórico de cómo un grupo de católicos visionarios guiados por fray Pedro Mártir Salazar, un hombre que se adelantó a su época, fundaron la hermandad, la que sirvió de modelo para otras asociaciones similares.

Desde su fundación el 18 de julio de 1852 y hasta 1907, la Hermandad del Señor Sepultado de Santo Domingo estuvo a cargo de la organización del cortejo de la Virgen de Soledad, de cuya cofradía se desliga el 11 de marzo de 1907 al ser declarada ésta, la cofradía, canónica.

En lo que se refiere al ingreso a la Hermandad antes no era tan fácil, durante los primeros años del siglo XX no se permitía cargar al Señor el primer año sino que se era “alumbrador”, es decir, que se llevaba un farol y se tenía que permanecer en la procesión durante todo el recorrido. Después, con la llegada de los pasos, se debía cargar éstos el primer año y al siguiente ya se podía llevar al Señor en hombros. Posteriormente, a mediados de la década de los 70 y hasta mediados de los 90, solamente se debía conseguir dos hermanos antiguos que sirvieran de padrino y ya se era hermano, en la actualidad el aspirante a hermano debe participar en una “convivencia fraternal” o retiro espiritual que forma parte de los requisitos para ser aceptado como miembro de la hermandad.

Hermandad del Señor Sepultado de Santo Domingo. Foto: página oficial
Hermandad del Señor Sepultado de Santo Domingo. Foto: página oficial

En 1943 se formó “La hermandad infantil del Señor Sepultado”, integrada por niños de 10 a 15 años de edad, 1.20 metros mínimo de estatura y que hubieran hecho la primera comunión. El uniforme consistía en túnica negra, cinturón blanco sin bandas y todos cargaban el paso “La oración en el huerto”. Dicha hermandad fue suprimida en 1946 debido al desorden que hacían sus integrantes.

Respecto a la divisa que llevan los hermanos en la manga izquierda de su túnica, fue ideada en 1941 y originalmente se utilizó para distinguir a los hermanos de los cargadores de pasos, ahora, es el distintivo de la hermandad.

Al principio tenía solo las iniciales H.S.S y el escudo dominico, como aún los posee, pero al elevarse a Basílica el templo de Santo Domingo le fueron agregadas las llaves y la tiara papal que actualmente ostenta, estrenándose en 1973 con motivo de la consagración del Cristo del Amor.