La devoción a San Ramón Nonato en el antiguo Reino de Guatemala

LA DEVOCIÓN A SAN RAMÓN NONATO EN EL ANTIGUO REINO DE GUATEMALA Y SU LEGADO PARA EL OCCIDENTE DE LA REPÚBLICA

Cardenal Año 1240 San Ramón Nonato: te rogamos por todos los católicos que tienen que sufrir por defender nuestra santa religión.

Se le llama Nonato (no-nacido) porque nació después de morir su madre. Ella murió al dar a luz. Después de la muerte le hicieron cesárea para que el niño pudiera nacer. Ramón significa: “protegido por la divinidad” (Ra=divinidad. Mon=protegido).

San Ramón nació en Cataluña, España, en 1204. Muy joven entró en la Congregación de Padres Mercedarios que se dedicaban a rescatar cautivos que los mahometanos habían llevado presos a Argel.

Lo recibió el mismo San Pedro Nolasco, fundador de la Comunidad. Pocos años después de haber entrado de religioso fue enviado con una gran cantidad de dinero a rescatar a los católicos que estaban esclavizados por los musulmanes en Africa. Allá gastó todo el dinero en conseguir la libertad de muchos cristianos y enviarlos otra vez a su patria, de donde habían sido llevados secuestrados por los enemigos de nuestra religión.

San Ramón Nonato en la Parroquia de San Juan Ostuncalco, Cofradía fundada por los Mercedarios en 1,684
San Ramón Nonato en la Parroquia de San Juan Ostuncalco, Cofradía fundada por los Mercedarios en 1,684

Cuando se le acabó el dinero se ofreció el mismo a quedarse como esclavo, con tal de que libertaran a algunos católicos que estaban en grave peligro de perder su fe y su religión por causa de los atroces castigos que los mahometanos les infligían. Como entre los musulmanes está absolutamente prohibido hablar de la religión católica, y Ramón se dedicó a instruir en la religión a sus compañeros de esclavitud y aun hasta a algunos mahometanos, le dieron terribles tormentos y lo azotaron muchas veces hasta dejarlo casi muerto.

Y al fin, como no se callaba, le amarraron la cara a una correa a la cual le echaron candado, para que no pudiera hablar, y no abrían el candado sino cuando iba a comer. El jefe musulmán, con la esperanza de que Ramón volviera a España y le llevara más dinero para rescatar cristianos, lo dejó en libertad. Pero se dedicó a hablar de nuestra religión a cuantas más personas podía. Esto hizo arder en cólera a los mahometanos y lo volvieron a encarcelar y a atormentar.

Al fin San Pedro Nolasco envió a algunos de sus religiosos con una fuerte suma de dinero y pagaron su rescate y por orden de sus superiores volvió a España. Como premio de tantos heroísmos, el sumo Pontífice Gregorio IX lo nombró Cardenal. Pero San Ramón siguió viviendo humildemente como si fuera un pobre e ignorado religioso. El Santo Padre lo llamó a Roma para que le colaborara en la dirección de la Iglesia, y el humilde Cardenal emprendió el largo viaje a pie. Pero por el camino lo atacaron unas altísimas fiebres y murió.

Era el año 1240. Apenas tenía 36 años. Pero había sufrido y trabajado muy intensamente, y se había ganado una gran corona para el cielo. A San Ramón le rezan las mujeres que van a tener un hijo, para que les conceda la gracia de dar a luz sin peligro ni tormentos.

San Ramón Nonato, en la Parroquia mercedaria de Santiago Tejutla, San Marcos, Cofradía fundada en 1,692
San Ramón Nonato, en la Parroquia mercedaria de Santiago Tejutla, San Marcos, Cofradía fundada en 1,692

INFLUENCIA MERCEDARIA EN GUATEMALA:

La Real y Militar Orden de Nuestra Señora de la Merced, redención de Cautivos, inició su presencia en Guatemala en el año 1,539, por ser de las primeras órdenes religiosas gozó de tener por cesión dominica varios territorios del occidente de la actual República de Guatemala para evangelizar.

En esas lejanas épocas y hasta el siglo XVII los frailes mercedarios tenían a su cargo:

  • Convento grande de Nuestra Señora de la Merced, ciudad de Santiago de Guatemala.
  • Convento de San Antón Abad, barrio San Antón Abad, Guatemala.
  • Parroquia de San Sebastián, Santiago de Guatemala.
  • Convento de Huehuetenango.
  • Convento de Chiantla.
  • Convento de Jacaltenango, Huehuetenango.
  • Convento de Malacatán, Huehuetenango.
  • Convento de San Juan Ostuncalco, Quetzaltenango.
  • Convento de Santiago Tejutla, San Marcos.
  • Convento de San Pedro Sacatepéquez, San Marcos.

En cada una de estas áreas de Evangelización los mercedarios se distinguieron por la promoción de sus devociones particulares en especial las devociones de San Pedro Nolasco, fundador de la Orden, tales como Nuestra Señora de la Merced, San Pedro Apóstol y San Marcos Evangelista. Así mismo las devociones a los santos mercedarios como el mismo San Pedro Nolasco, San Pedro Pascual, San Serapio, San Ramón Nonato y devociones instauradas originalmente en la sede del convento grande como Santa Ifigenia, el Señor Nazareno y otras fueron exportadas a los pueblos de influencia mercedaria.

En el año 1,683 entró en Santiago de Guatemala, el Obispo Fray Andrés de las Navas y Quevedo, de la Orden de Nuestra Señora de la Merced, por ser la máxima autoridad religiosa en el antiguo Reino de Guatemala puse énfasis en el apoyo y visitas pastorales a las áreas de evangelización mercedaria de su obispado, por lo que en los distintos pueblos instauró, fundó y apoyó a cofradías ya fundadas de devoción mercedaria, entre 1,683 y 1,700 años de su función episcopal, apoyó y fundó, entre otras:

  • Cofradía de San Ramón Nonato, en el pueblo de Ostuncalco, aprobada en 1,684.
  • Cofradía de Nuestra Señora de la Merced, fundada en en 1,652 y llenada de indulgencias por el Obispo de las Navas en 1,684, en el pueblo de San Pedro Sacatepéquez.
  • Cofradía del Señor San Marcos, fundada en el año 1,683 y aprobada al año siguiente por el obispo de las Navas.
  • Cofradía de Nuestro Padre Señor San Ramón Nonato, fundada en 1,695.
  • Cofradía de la Natividad de Nuestra Señora y la de Nuestro Padre Señor San Ramón, en 1,698 en el pueblo de Santiago Tejutla.
  • Cofradía del Señor San Marcos Evangelista y del Señor San Ramón Nonato en el pueblo de San Bartolomé Sipacapa.

Por ende al secularizarse la doctrina de los pueblos y parroquias a partir de 1,752 aunque muchas parroquias fueron servidas por sacerdotes diocesanos las devociones mercedarias quedaron instauradas para siempre en el ideario e imaginario popular de Guatemala capital y los pueblos de influencia y evangelización mercedaria.

En 1,817 las parroquias mercedarias eran: San Pedro Sacatepequez, con sus pueblos san Antón Abad, Santiago Coatepeque, Santa Catarina y otros. San Marcos con sus pueblos Río Blanco, Pie de la Cuesta, San Pablo y Santa Lucía Malacatán. Jacaltenango, en Huehuetenango. Malacatancillo en Huehuetenango.

Aún hoy en día muchos pueblos, aldeas, cantones, parajes y accidentes geográficos de muchos de estos pueblos apuntados más arriba conservan el nombre de San Ramón como santo de la orden mercedaria más popular. Igualmente el nombre “Ramón” redunda en el occidente de Guatemala.

Parece ser que esta devoción netamente mercedaria fue con entusiasmo recibida en doctrinas y curatos vecinos de administración franciscana tal es el caso del Espíritu Santo de Quetzaltenango y San Miguel Totonicapán, cabeceras actuales de los departamentos del mismo nombre, pues desde fechas muy lejanas se registran cofradías de San Ramón en ambas poblaciones, desconociéndose si aún existen estas organizaciones.

Retablo mayor del templo mercedario de San Bartolomé Sipacapa, San Marcos, sobre el Apóstol San Bartolomé está San Ramón Nonato. En el pináculo sobre San Cristóbal
Retablo mayor del templo mercedario de San Bartolomé Sipacapa, San Marcos, sobre el Apóstol San Bartolomé está San Ramón Nonato. En el pináculo sobre San Cristóbal

DEVOCIÓN MERCEDARIA A SAN RAMÓN, EN SAN MARCOS, CABECERA:

En el antiguo Barrio de San Marcos la devoción a San Ramón quedó instaurada en 1,695 por medio de la fundación de su cofradía, fundada por Fray Francisco de la Reyna y Fray José Guzmán y aprobada por el Obispo de las Navas.

Igualmente el río que atravesaba el pueblo de San Marcos de nor-poniente a sur-oriente se denominaba “San Ramón”. La cofradía contaba con una Imagen del famoso y aclamado Santo Mercedario, de talla, aunque a finales del siglo XVIII o inicios del XIX por daños sufridos por algún terremoto o cambio en el gusto estético de las imágenes de talla policromada a imágenes de vestir, fue modificada como imagen de Vestir, conservándose de la original solo la cabeza y los brazos. Dicha imagen contaba entre sus enseres “Diadema (nimbo), custodia y cruz de tres brazos (en recuerdo a su triple martirio) todo de plata”, quedando como testimonio hasta hoy únicamente a diadema o nimbo de plata, que posee el quinto real, señal inequívoca de ser la pieza la registrada desde la época colonial.

Existe además otra imagen de San Ramón Nonato de una vara de alto, también de vestir parece ser obra de la escuela escultórica del maestro don Mariano Maldonado, pues se registra su existencia a partir de 1,856 y por los rasgos en el tallado de orejas, barba y tonsura parece ser obra de este autor local o alguno de sus discípulos.

El 20 de enero de 1,852 el Ayuntamiento de San Marcos divide la ciudad en cantones, correspondiendo “desde el Río llamado San Ramón, hacia el sur, el cantón de San Ramón” quedando a cargo de los vecinos la antiquísima tradición y fiesta del santo mercedario hasta el día de hoy.

En la ciudad de San Marcos aún se conservan desde aquellos lejanos tiempos las dos imágenes de San Ramón, con daños y repintes de personas no profesionales que esperamos se corrijan dichas intervenciones para dar a las imágenes el aspecto y apariencia que conservaron en su originalidad, en honor a los vecinos de dicho cantón fueron escritas estas líneas para que valoren su patrimonio y sus antiguos tradiciones, legado de la orden mercedaria en el occidente de Guatemala.

San Ramón con todos sus elementos iconográficos imagen española. Imágenes de San Ramón de la Catedral de San Marcos, lamentablemente sometidas a repinte no profesional, pero conservan el legado de esta devoción mercedaria.

Acta del 20 de enero de 1852 donde se crea el cantón San Ramón En San Marcos Nuestra Señora de la Merced de catedral de San Marcos.

San Ramón devoción particular marquense que perteneció a la familia Mejicanos Ortega, perdió sus brazos durante la inundación de San Marcos de 1903. San Ramón Nonato devoción particular del doctor Henry Velásquez en San Marcos