Jesús Nazareno y los milagros en el antiguo hospital de Xela


porta  

Quetzaltenango, poseía un hospital mucho mas pequeño que el actual, el antiguo hospital se encuentra aun sobre la 14 avenida de la zona 1. En la actualidad, el hospital se encuentra en las áreas urbanas de la ciudad, alejado del centro histórico. Pero el edificio donde se encontraba, junto a la Iglesia San Juan de Dios funge ahora como un asilo para los indigentes de la ciudad. Aunque a pasado el tiempo, el lugar sigue intacto, tan intacto como la iglesia, que es el hogar de la Consagrada Imagen de Jesús Nazareno. Dicha imagen fue encargada por el Ex-Presidente Manuel Estrada Cabrera y se le han atribuido títulos como “El Canchito”, “Nazareno de la dulce mirada” y sobre todo “Jesús Milagroso”. En este ultimo, se basa la anécdota que hoy traemos para ti, la cual no es narrada por ninguna persona en especial, sino que son unos cuantos de los muchos testimonios que narraban quienes padecieron alguna enfermedad en el antiguo hospital San Juan de Diosy como Jesús Nazareno los sano de sus enfermedades.

Una de las características mas notables de la imagen, según sus devotos son sus milagros, y es que, hace años cuando el hospital funcionaba, la puerta del templo permanecía cerrada durante algunas horas para evitar que los enfermos salieran del mismo, el centro de la iglesia era el lugar donde las enfermeras pasaban a los enfermos para que pudieran observaran al Nazareno Quetzalteco. El recordado Padre Arnaiz (Q.E.P.D.) peculiarmente oraba de noche en la sacristía del templo, donde según contaba; escuchaba que alguien caminaba dentro del templo cuando estaba cerrado, más el nunca se atrevió a salir de la sacristía para observar quien caminaba en la iglesia, al parecer, dicha persona misteriosa iba a visitar a los enfermos pues se escuchaba como abrían la puerta que conectaba el templo con el hospital. Sin embargo, un día pudo notar que el ruido hacia denotar que alguien bajaba y subía del Altar mayor donde la Imagen de Jesús Nazareno es resguardada.

Otra anécdota es la de un hombre de la ciudad, el cual por quebrantos de salud en aquella época debió permanecer en el hospital. La enfermedad avanzo, dejándolo en cama sin poder caminar y al parecer no había nada que hacer por el en aquel hospital, mas que esperar su deceso. Grande fue la sorpresa, cuando de un día para otro, los doctores que iban a chequearlo diariamente, lo observaron en uno de los jardines del hospital, de pie y ¡jugando fútbol!. En su asombro, le preguntaron lo que había pasado y el porque de su evidente mejoría, a lo cual el hombre respondió: ” Un hombre vestido de blanco fue a visitarme, muy alto y de tez muy blanca. Me sano de inmediato”. Los doctores y sacerdotes al ver la mejoría decidieron llevarlo al interior del templo y al observar a Jesús nazareno dijo: “¡Es Él, Él es quien me fue a visitar!”.

eventos

Estamos seguros de que estas y muchas anécdotas podemos recaudar de la imagen de Jesús Nazareno de San Juan de Dios, una imagen que a servido como medio para nuestro Señor en cuanto a la sanación de los enfermos de Quetzaltenango. Pero como dicen sus devotos: ” El Doctor de doctores estará siempre dispuesto a visitar a sus devotos en cuanto le necesiten”.