Jesús Nazareno de los Milagros

Luis Ordoñez Pórtada

Jesús Nazareno de los Milagros

Un esbozo Histórico

Lic. Mario Alfredo Alvarado Vela

USAC- Escuela de Historia

El arte colonial guatemalteco tuvo diversas expresiones artísticas, dentro de las cuales un digno ejemplo del barroco lo representa la escultura de Jesús Nazareno de los Milagros venerado en el santuario del señor San José, desde el siglo XIX en la Nueva Guatemala de la Asunción.

Jesús de los Milagros, cortesía Luis Ordoñez

Jesús de los Milagros, cortesía Luis Ordoñez

Hablar de esta joya escultórica es remontarnos a los días de gloria de la ciudad de Santiago de Guatemala en el valle de Panchoy, donde las artes y la cultura florecieron con gran magnanimidad  siendo el siglo XVIII el periodo donde se logra consolidar el barroco, como un estilo que se logra plegar a todas las expresiones del arte en este periodo histórico.

En este caso tenemos que ubicarnos en la periferia de la ciudad de Santiago, donde aún se pueden ubicar las ruinas de una ermita dedicada a una Cruz la cual según los vecinos del paraje de Chipilapa tembló milagrosamente en el año de 1683.

Sergio Cruz Foto Rex

Sergio Cruz Foto Rex

Esta edificación religiosa cuyas ruinas son fieles testigos del paso del tiempo y de las diversas catástrofes que azotaron la ciudad en su asiento en Panchoy se pueden apreciar a las márgenes del rio Pensativo fue en este lugar, donde según el historiador Gerardo Ramírez en base sus investigaciones de archivo en el año de 1736 Lorenzo de Paz donara una escultura de un Cristo con la cruz a cuestas con la condición que se le fundara una cofradía de Pasión.

Este acontecimiento marco la vida de los vecinos de dicha ermita quienes a pesar de su condición de pobreza y marginación, dado el contexto social de la colonia logran fundar la citada cofradía estableciendo su cortejo procesional la noche del martes santo.

Sergio Cruz Foto Rex

Sergio Cruz Foto Rex

Los terremotos fueron una constante que afecto a la metrópoli de Santiago, siendo el de 1773 devastador situación que marco una lucha entre dos bandos el traslacionista al mando del capitán general Don Martin de Mayorga y el terronista bajo el liderazgo del Arzobispo Cortez y Larraz.

La ermita de la Cruz del Milagro fue una de las edificaciones más dañadas según lo atestiguan los informes enviados a la Corona Española por lo que los bienes de esta fueron llevados al hospital de San Pedro siendo trasladados a este valle de la ermita hasta el año de 1780.

Las reformas borbónicas impactaron de manera directa en el traslado de la urbe siendo dictado en la real cedula de traslación dada por Carlos III la prohibición de la edificación de ermitas en la nueva ciudad, motivo por el cual el Nazareno de los Milagros y los bienes de la ermita de la Cruz del Milagro peregrinaron por varios lugares hasta establecerse en la iglesia del señor San José hasta mediados del siglo XIX.

jesus-de-los-milagros-2

La devoción al Nazareno de los Milagros creció grandemente en el siglo XX fruto de la presencia en su asociación de personalidades ilustres de la semana santa Guatemalteca, como Miguel Ángel Sosa Ponce y Mario Ruata siendo el cortejo del Domingo de Ramos innovador para la época en  cuanto a la ampliación de las andas procesionales y la implementación de un escuadrón de Romanos así como la institucionalización del cortejo llamado del Silencio en la madrugada del Primer Viernes de Cuaresma.

En este mismo contexto es justo reconocer dentro de toda esta historia ligada al Nazareno de los Milagros la presencia de una dama que para la época rompió con los esquemas organizacionales de las cofradías de Pasión siendo Anacleta Peralta quien fue cofrade de esta institución encargada de inventarios y del cortejo de Pasión durante varios años manteniendo viva esta devoción en el ideario de la Nueva Guatemala de la Asunción para inicios del siglo XIX.

Este día es significativo pues se realiza la entrega de la imagen del Nazareno de la Cruz del Milagro por parte de las autoridades del IDAEH a miembros de su asociación para nuevamente regresar a veneración tras un largo periodo de ausencia dado el proceso de restauración al que fue sometida tan mística escultura.

Luis Ordoñez Pórtada

Luis Ordoñez

En este sentido dentro de las múltiples actividades que se realizaran tendrá especial mención el cortejo del próximo sábado 12 de Noviembre que llegara hasta la parroquia Santa Cruz del Milagro en la zona 6 capitalina donde, tras 132 años de estar separados el Nazareno se encontrara con la Cruz portentosa que temblara según las crónicas en siglo XVII, hecho histórico que une a dos iconos de la religiosidad guatemalteca que por asares del destino fueron separados en el siglo XIX.

De igual manera en este 2016 se cumplen precisamente 20 años de la histórica peregrinación de Jesús de los Milagros a la antigua Guatemala donde recorrió las calles del Barrio de Chipilapa y se le otorgo por parte de la corporación municipal de dicha ciudad el título de Protector Perpetuo de aquella urbe que es patrimonio de la Humanidad.

Agradezco la invitación a escribir estas líneas que vienen a enriquecer el discurso historiográfico de esta venerada imagen de Cristo que se venera en la ciudad de Guatemala, desde hace 236 años sirva también este articulo como un homenaje a todos sus devotos que ya no están entre nosotros con especial dedicación a la memoria de mi abuela la señora Anita Vela Herrera gran devota del Nazareno de los Milagros, durante toda su vida a ella y todos los que se nos adelantaron en el viaje eterno enorme gratitud por lograr consolidar y defender estar devoción a pesar de los difíciles contextos históricos de nuestro país.


Acerca de Cucurucho en Guatemala

Este espacio es de libre opinión, por tanto, no significa que el proyecto Cucurucho en Guatemala comparta los ideales, testimonios o comentarios que en esta sección se encuentran. Los autores de las anécdotas son de propiedad de quien las envía y nosotros únicamente las publicamos.