Jesús de la Caída y las obras de Dios

Anécdota de Nery Sosa:

A mi abuela le había regalado un póster de Jesús De La Caída el cual era mío, pero ella lo quería; por lo que entonces lo mandé a enmarcar y todos los días le preguntaba a mi abuela “¿Y el cuadro?” porque quería ver como había quedado.

Ayer justo le dije, por lo que lo vi y en un momento dije “Gracias Jesusito porque me llevaste con bien a la Antigua y me trajiste con bien a pesar de que ibamos sin conocer bien el camino y siempre que me lo permitas ahí estaré”.

Ya por la tarde, tenia mi carro afuera con el rótulo “vendo” y ya días que lo tenía para la venta pero nada, ya mis esperanzas de venderlo se estaban desapareciendo. Yo estaba en mi casa con mis amigos cuando de repente alguien todo el portón y me preguntó por el carro. El señor se miraba muy interesado, le di detalles y me indicó que me iba a llamar en media hora.

Entré a mi cuarto y le dije a Jesús De La Caída, “hoy te trajo mi abuela en un lindo cuadro, si el carro se vende es por ti, te lo debo a ti señor Jesús” el señor me llamó y estaba seguro por lo que cerramos el negocio gracias a Dios.

Yo muy feliz me fui a rezar y le pedí a Jesús De La Caída que al señor el carrito le funcionara igual o mejor que a mi y que todo le vaya muy bien.

Jesús de la Caída