Intercambio de Turnos: ¿Hacerlo o no hacerlo?

El intercambio de turnos ha nacido desde hace muchos años atrás, sin embargo, con el avance de la tecnología, ahora podremos ver en las redes sociales, fan pages, grupos, perfiles e incluso blogs en los cuales cucuruchos o devotas hacen cambio de su turno ¿las causas? muchas, por eso aquí te recomendamos ciertos puntos que deberías tomar en cuenta, antes de querer cambiar tu turno:

Turno de San José

Causas de que ahora existe tanto intercambio:

Nos pusimos a entrevistar a varios Cucuruchos que son miembros de hermandades y asociaciones  que se encargan regularmente de éste proceso de asignación de Cartulinas y éstas son las causas más frecuentes de un intercambio de turnos:

  • El turno no lo recogió el o ella personalmente, sino mandó a alguien y cuando lo vió en su casa el turno que le tocó será en un horario imposible para poderlo cargar; algunas hermandades tienen un remanente de turnos, por si el cargador no puede o no está conforme con la cartulina asignada; se puede realizar el cambio, pero ésto se hace en el mismo instante en que se recoge el turno; en efecto, otras no tienen; pero es importante saber que algunas permiten que previo a la compra del turno puedas realizar algún proceso u observación.
  • El horario del turno es o muy temprano o muy tarde; le toca trabajar o tiene algún impedimento físico que se pueda trasladar en el horario.
  • Sacan turnos “dobles”, le piden a algún amigo con similar o misma altura que saquen el turno a su nombre; cuando la hermandad o asociación se percata de ésto, el sistema de distribución de Turnos que implementan obviamente asignan el mismo turno; cuando el cucurucho recibe las cartulinas, ya tiene para hacer intercambio. Pero en otras, no lo hacen de esa manera, y este amigo que sacó el turno en la mayoría ni siquiera carga. Esto evidentemente es poco ético y carencia de valores y respeto a nuestra devoción.
  • Simplemente no le gusta la cuadra o marcha que le tocó, por lo que busca intercambiar el turno por algo “mejor”; incluso a veces, los cambian por otra procesión.

Sea cual fuese el motivo, será mejor tener éstas recomendaciones:

  1. Confórmate y dale infinitas gracias a Dios por el turno que se te asignó, ponte a pensar que ese turno, fuere cual fuere, un promedio de 25 cucuruchos se quedaron sin turno y seguro lo hubiesen querido.
  2. Averigua cuál es la causa del intercambio, si es por trabajo, estudio o enfermedad, has una excepción; pero dale un enfoque espiritual y bendice al cucurucho o devota que te va a cambiar tu Turno, pues no es una cuestión de colección sino de devoción. Ahora si el objetivo es porque no le gusta la cuadra; respóndele con todo el amor al prójimo el Punto 1 de éstas recomendaciones.
  3. Mira tu altura cucurucho y devota, porque cuando llegues al turno te darías una no grata sorpresa de ser o más alto o más bajo.

Luego de leerlas, ahora piénsalo bien antes de querer promover un intercambio; las razones obvias son apoyadas: como el trabajo, la enfermedad, etc. eso es comprensible y claro que ambas partes estén con ésta situación, y como lo hemos dicho en artículos de recomendaciones anteriores: no son todas, o incluso no son las exactas; si se me escapó alguna, coméntala.