Hoy, en cada hogar de Quetzaltenango, nos visita El Niño Dios.


Visita del Niño Dios en un hogar quetzalteco.

Visita del Niño Dios en un hogar quetzalteco.

Nuestras fiestas de navidad se caracterizan por las bellas tradiciones que abundan en estas épocas. Muchas podríamos mencionar como el pinabete, los tamales, el chocolate, el ponche y los nacimientos.

Pero, en este día tan especial en la Cuidad de Quetzaltenango hay una tradición muy especial, de la cual los quetzaltecos se enorgullecen de reconocer y manifestar su fe frente a su nacimiento, ya sea grande o pequeño.

Esta tradición es conocida como “La Visita del Niño Dios”, donde muchas de las hermandades de pasión o grupos de las diferentes parroquias llevan en azafates de madera, de puerta en puerta y de hogar en hogar la imagen o varias imágenes del Niño Dios. Dicha visita se hace durante el transcurrir del día de Navidad. Al momento de que la imagen de nuestro Niño Dios ingresa a la casa, la familia que habita el hogar, se reúne en torno al nacimiento donde se postran de rodillas y junto a los miembros de la hermandad o grupo realizan una oración especial por la familia.

Seguidamente, se les brinda una pequeña refacción o merienda a los portadores de la imagen de nuestro Niño Dios, así como también se les da una ofrenda para que continúen su peregrinaje.

Así, a lo largo del día muchas familias reciben a nuestro Señor, llenos de alegría, jubilo y amor. Así, es como El Niño Dios visita muchos hogares hoy en Quetzaltenango.