Mi hijo y mi Jesús Nazareno Cristo Rey

Una preocupada madre que puso en las manos de Jesús la salud de su hijo, y a través de Cristo Rey su hijo fue sanado.

Mi hijo nació en el 2007; al parecer era un bebe sano y muy hermoso, no parecía tener algún problema de salud. Cuando tenía ocho días de nacido empezó con problemas del estomago. Recuerdo bien que era 24 de diciembre cuando lo vi raro; vomitaba todo lo que comía y el no estaba normal, no se veía bien.

Lo llevamos al pediatra, quien nos dijo que el bebé sufría de reflujo severo y que solo con tratamiento podría mejorar. Yo no sabía cuanto tiempo pasaría así; más que aparte de esto, padecía de intolerancia a la lactosa.

Jesús Nazareno Cristo Rey (Fotografía: FB Cristo Rey Candelaria)

Era muy triste verlo cada vez que le daba de comer y que vomitara; el se ponía de color morado y el pediatra debía cambiarle la medicina cada 15 días y no lograba una mejoría. Estábamos cerca de Semana Santa, ya mi bebé tenía cuatro meses de nacido.

No presentaba ningún alivio y en la próxima visita al pediatra, nos explicó que era el último tratamiento que haría y que si no daba resultado, tendría que operarlo.

El día Jueves Santo, dispusimos ir a ver el cortejo de Cristo Rey, es un día muy esperado por todos y fuimos a presenciarlo a la zona 2. Cuándo Jesús pasó enfrente de nosotros hubo cambio de turno. En ese momento le pedí con toda mi fe por la salud de mi hijo: Que me lo curara y que no permitiera esa operación.

Ese día, un milagroso Jueves Santo Eucarístico, el bebé dejó de vomitar’. Ya no hubo necesidad de operar y mi bebé fue sanado a través de La Imagen de Cristo Rey.

¿Tienes alguna anécdota que quieras compartir? Envíanosla y nosotros la compartimos.

Enviar mi anécdota aquí.