Galería y Cronica de la Procesion de la Inmaculada Concepcion de Catedral

+Cucurucho en Guatemala participó en el Rezado de la Inmaculada Concepción éste 9 de Diciembre, y fuimos testigos como todos los demás Cucuruchos, de una página más que se escribirá en la Historia de +Catedral de Guatemala y del Santuario de San José en su Procesion que abre las puertas al Año Jubilar de los 200 años del Edificio que alberga a la “Conchita“.

procesion de la inmaculada concepcion de catedral 2014


Éste año, el recorrido se extendió hasta las 02:00 hrs del día 10 de diciembre, pero el fervor cucuruchezco que nos caracteriza en Guatemala nos motivó a acompañarla desde la Salida hasta su Entrada; cuidando de ambas imágenes tan llenas de historia en las calles del Centro Histórico de la Ciudad de Guatemala.

Primero un Atolito

Antes de cargar a la Inmaculada Concepción de Catedral, ya entrada la noche, se hizo sentir el frío navideño por lo que tuvimos que hacer lo que es necesario hacer en éstas fechas: tomarnos un Atolito ¡y lo mejor aún! con nuestras familias. Un delicioso arroz en leche, atol de elote, una tostadita de salsa y un chuchito en la rampa del atrio de la Iglesia de la Recolección; una cena cucurucha digna para recargar energías para toda la noche, ya previendo que la Reina del Cielo y el Patrono de la Iglesia iban a entrar seguro, después de medianoche.

Andas al Hombro

Después de juntarnos como comunidad, familia y cucuruchos; dispusimos a caminar hacia la esquina del Parque El Sauce, en donde nuestro buen amigo +Luis Pedro Villagran Ruiz nos obsequió un turno e intentando hacer buen ejemplo de Cucurucho Luz, oramos en gratitud por todo lo bueno y malo que nos ha dado Dios nuestro Señor durante todo el año. 

Vino pues el momento tan esperado, la Inmaculada de Catedral se acercaba rápidamente a nuestro turno, nos preparamos con la orquilla en mano, mi hijo al lado y Andas al Hombro iniciando ya nuestro turno; la mesimos con una gran alegría bailandola con el Son “Conchita” siempre de Luis P. Villagrán hasta entregarla a otros cucuruchos que sin duda alguna fueron, como nosotros, partícipes de ésta Magna Celebración.