Fundamento bíblico de las procesiones

¿LAS PROCESIONES SON BÍBLICAS.?

– Es muy común en el catolicismo disfrutar de las “Procesiones” que se realizan prácticamente en todo el orbe católico, casi todos los días desde el Viernes de Dolor, hasta el Domingo de Resurrección suele haber procesiones, en las cuales los hombres y mujeres llevan imágenes que nos representan escenas del evangelio.

Lo cual es una maravillosa y linda forma de vivir estos momentos, y de recordar lo que el Señor hizo por nosotros. Pero claro, siempre existe un pero, algunas personas, creen que esto es un acto de idolatría, y que debería estar prohibido.

Así es, nuestros hermanos protestantes no entienden esta práctica católica y la ven como algo IDOLATRICO. Es por este motivo por el que me anime a escribir este artículo donde defenderé el hacer y realizar procesiones con las Sagradas Escrituras.

Pero antes de meternos en esto es necesario tener unos básicos conocimientos sobre las procesiones, que son y desde cuando se hacen y porque se hacen, por eso empezaremos hablando del Concepto y Origen de las Procesiones.

Jesús de Candelaria. Fotos colección de Luis Ordóñez

1.-Concepto y origen de las procesiones

-Se puede decir que una procesión es: Acto sagrado en el que personas, generalmente con el clero, van solemnemente de un lugar a otro haciendo un homenaje público a Dios, a la Virgen o a los santos. Puede ser dentro de la iglesia, entre iglesias, etc.

Hay diferentes costumbres en las que se utilizan diversos himnos y oraciones. Pueden llevar flores, cirios, estandartes, etc. Hay procesiones festivas y otras penitenciales.

Las procesiones pueden estar asociadas con una fecha, con una intención especial (fin de una epidemia, pedir perdón, acción de gracias, etc.) o pueden ser un acto de devoción frecuente como ocurre en ciertos santuarios.

La práctica de las procesiones comenzó en el Antiguo Testamento. Un ejemplo: las procesiones con el Arca de la Alianza. La mas importante para los cristianos es la procesión con el Santísimo Sacramento.

Procesión de Jesús Nazareno de La Dulce Mirada (Fotografía: FB oficial de La Hermandad de Santa Ana)

Las procesiones como rito religioso, es decir, como una manifestación de culto público a la divinidad, se encuentra en todos los pueblos y religiones.

Como acto de culto se celebraban también en el Antiguo Testamento. La Iglesia ha adaptado e incorporado esa tradición religiosa natural y espontánea al culto cristiano, depurándola y reservándola para algunas ocasiones especiales. En el Código de Derecho canónico se encuentra una especie de definición:

‘Bajo el nombre de sagradas procesiones se da a entender las solemnes rogativas que hace el pueblo fiel, conducido por el clero, yendo ordenadamente da un lugar sagrado a otro lugar sagrado, para promover la devoción de los fieles, para conmemorar los beneficios de Dios y darle gracias por ello, o para implorar el auxilio divino’ (canon 1290,1)

Las procesiones de los cultos paganos eran, en general, muy frecuentadas. Se daban tanto en las religiones mistéricas, como en las religiones étnico-políticas o nacionales.

En el Antiguo Testamento, al menos una docena de salmos hacen referencia a una procesión o peregrinación. También puede ver: 2 Sam 6,1ss y 1 Cro 16 donde se describen solemnes pompas, con cantos de salmos y gran júbilo del pueblo, que celebraban el traslado del Arca, y también 1 Re 8 y 2 Cro 5. Los judíos realizaban procesiones para Pascua, Pentecostés y para la fiesta de los Tabernáculos, y se dirigían a Jerusalén.

En los primeros siglos de la era cristiana fue muy común ver reunidos a los cristianos, aun en tiempo de persecución, para llevar en procesión a los cuerpos de los mártires hasta el lugar de su sepulcro; así lo cuentan las Actas de los martirios de S. Cipriano y de otros muchos.

Pronto los fieles comenzaron a acudir en peregrinación a visitar los Lugares Santos: Belén, Jerusalén, etc. (hay testimonios explícitos ya en el s. III) Y también acudían de diversas partes a visitar, en Roma, los sepulcros de S. Pedro y S. Pablo, y los cementerios de los mártires; en Asia Menor, el de Santa Tecla; en Nola, el de S. Félix; y así un sinfín de lugares más. Tras la paz de Constantino surgieron otras formas procesionales.

En Roma las procesiones de las ‘Estaciones’ donde el Papa celebraba la liturgia en las grandes solemnidades. En Jerusalén, la peregrina Eteria habla de cómo toda la comunidad, los días señalados (como el Domingo de Ramos, por ejemplo), marchaban en procesión a uno de los Lugares Santos (Calvario, Monte de los Olivos, etc.) para conmemorar un acontecimiento de la salvación y celebrar después la Eucaristía. Y así hay un sinnúmero de testimonios desde los primeros siglos cristianos de la costumbre de celebrar procesiones.

En la Edad Media continuó la práctica de celebrar procesiones públicas. Los protestantes atacaron fuertemente esta costumbre, por eso el Concilio de Trento aprobó tan laudable costumbre. Después de Trento, los papas han mandado celebrar en diversas ocasiones procesiones públicas.

En cuanto al sentido y valor de las procesiones hay que tener en cuenta que la Iglesia en esta tierra es un pueblo inmenso que avanza en procesión hacia la Ciudad Eterna, la Jerusalén celestial (Ap 7, 1 – 12). Así, pues, las procesiones tienen el alto significado de anticipar simbólicamente el misterio último de la Iglesia, que es la entrada en el Reino Celestial; las procesiones ponen de manifiesto el gran misterio de la Iglesia en constante peregrinación hacia el cielo.

Además de esto, son un acto de culto público a Dios, que al mismo tiempo lleva consigo un carácter de proclamación y manifestación externa y pública de la fe. Y con todo ello ayudan a la oración y a los deseos de mejor (ir hacia adelante). La prohibición de las procesiones ha sido siempre uno de los episodios tristes y característicos de la lucha contra el cristianismo y la Iglesia.

2.-Objeción protestante sobre las procesiones:

Pese a todo esto encontramos en los protestantes un gran rechazo a esta práctica. Ellos como siempre creyéndose se basan en las Escrituras afirman que este hecho es condenado por la Biblia:

25 Al no tener pies, son llevados a hombros, exhibiendo así a los hombres su propia ignominia; y quedan también en vergüenza sus servidores, porque si aquéllos llegan a caer en tierra, tienen que ser levantados por ellos.

26 Si se les pone en pie, no pueden moverse por sí mismos; si se les tumba, no logran enderezarse solos; como a muertos, se les presentan las ofrendas.

27 Sus víctimas las venden los sacerdotes y sacan provecho de ellas; también sus mujeres ponen una parte en conserva, sin repartir nada al pobre ni al enfermo; y las mujeres que acaban de dar a luz y las que están en estado de impureza tocan sus víctimas.

28 Conociendo, pues, por todo esto que no son dioses, no les temáis.

29 ¿Cómo, en efecto, podrían llamarse dioses? Son mujeres las que presentan ofrendas ante estos dioses de plata, oro y madera.

30 Y en sus templos los sacerdotes se están sentados, con las túnicas desgarradas, las cabezas y las barbas rapadas y la cabeza descubierta;

31 y vocean chillando delante de sus dioses como hacen algunos en un banquete fúnebre.

32 Los sacerdotes les quitan la vestimenta para vestir a sus mujeres y sus hijos.

33 Si alguien les hace daño o favor, no pueden darle su merecido. Ni pueden poner ni quitar rey.

34 Tampoco son capaces de dar ni riquezas ni dinero. Si alguien les hace un voto y no lo cumple, no le piden cuentas.

35 Jamás libran a un hombre de la muerte, ni arrancan al débil de las manos del poderoso.

36 No pueden devolver la vista al ciego, ni liberar al hombre que se halla en necesidad.

37 No tienen piedad de la viuda ni hacen bien al huérfano.

38 A los peñasos sacados del monte se parecen esos maderos recubiertos de oro y plata, y sus servidores quedan en vergüenza.

39 ¿Cómo, pues, se puede creer o afirmar que son dioses? Baruc 6:25-39

A lo cual la Respuesta Católica es:

Aquí se nos habla de idolos, que se les rinde culto de adoración y se llevan a hombros, son ídolos de dioses falsos, que el pueblo cree tienen poderes, pero no se habla de una procesión como las de la Iglesia Católica.

La sátira es sangrienta y despiadada: los ídolos, vestidos por sus devotos, carcomidos por la polilla, tienen que ser limpiados, y, a pesar de llevar un cetro o arma en su mano, no pueden defenderse contra los ladrones. En efecto, el dios de la tempestad, Hadad, tenía en sus manos un “hacha.

Si los ídolos muestran una total impotencia, de modo que no pueden valerse a sí mismos, ni para defenderse ni para trasladarse de un lugar a otro, los exilados israelitas no deben temerlos ni honrarlos. Para la mentalidad israelita, acostumbrada a la sencillez y grandiosidad de Yahvé, que habitaba en los cielos y sólo simbólicamente en el templo de Jerusalén, esa profusión de ídolos e imágenes sagradas era una abominación.

Pero siempre quedaba la propensión de las gentes sencillas a dejarse deslumhrar por lo aparente y externo, como había ocurrido con los cultos cananeos.

El profeta quiere mostrar que los cultos babilónicos son un sucio negocio: los sacerdotes toman parte de las ofrendas para ellos , y, por otra parte, las mujeres en estado de impureza se atrevían a acercarse a los ídolos y a participar en los banquetes sagrados, lo que estaba estrictamente prohibido en la legislación hebrea.

Es pues el tema de los ídolo lo que aquí se trata y lo que se tiene que evitar con ellos, pero no se habla de las imágenes, ni de las procesiones en si, ciertamente se llevan idolos sobre los hombros, pero los católicos sabemos no llevamos idolos sobre los hombros esa es la diferencia, sabemos son imágenes solamente y el sacrificio se ofrece al Señor.

Veamos ejemplos bíblicos de procesiones, donde llevan imágenes y no ídolos , imágenes como los católicos:

6:7 Y dijo al pueblo: Pasad, y rodead la ciudad; y los que están armados pasarán delante del arca de Jehová. 6:8 Y así que Josué hubo hablado al pueblo, los siete sacerdotes, llevando las siete bocinas de cuerno de carnero, pasaron delante del arca de Jehová, y tocaron las bocinas; y el arca del pacto de Jehová los seguía.

6:9 Y los hombres armados iban delante de los sacerdotes que tocaban las bocinas, y la retaguardia iba tras el arca, mientras las bocinas sonaban continuamente.

6:10 Y Josué mandó al pueblo, diciendo: Vosotros no gritaréis, ni se oirá vuestra voz, ni saldrá palabra de vuestra boca, hasta el día que yo os diga: Gritad; entonces gritaréis.

6:11 Así que él hizo que el arca de Jehová diera una vuelta alrededor de la ciudad, y volvieron luego al campamento, y allí pasaron la noche.

6:12 Y Josué se levantó de mañana, y los sacerdotes tomaron el arca de Jehová.

6:13 Y los siete sacerdotes, llevando las siete bocinas de cuerno de carnero, fueron delante del arca de Jehová, andando siempre y tocando las bocinas; y los hombres armados iban delante de ellos, y la retaguardia iba tras el arca de Jehová, mientras las bocinas tocaban continuamente.

6:14 Así dieron otra vuelta a la ciudad el segundo día, y volvieron al campamento; y de esta manera hicieron durante seis días.

6:15 Al séptimo día se levantaron al despuntar el alba, y dieron vuelta a la ciudad de la misma manera siete veces; solamente este día dieron vuelta alrededor de ella siete veces. Josué 6:7-15

“David reunió a todo lo mejor de Israel, unos 30.000 hombres. Se levantó David y partió con todo el pueblo que estaba con él a Baalá de Judá para subir desde allí el arca de Dios que lleva el nombre de Yahvé quien se sienta sobre los querubines. Cargaron el arca de Dios en una carreta nueva y la llevaron de la casa de Abinadab que está en la loma. Uzzá y Ajyó, hijos de Abinadab, conducían la carreta con el arca de Dios”.
2 Sam 6,1-3

Ahí encontramos que está:

  • El Rey.
  • El pueblo.
  • El Arca de la Alianza.
  • Las imágenes de ángeles (querubines).
  • La carreta.
  • Y la llevan de un lugar a otro.

Es más si seguimos leyendo los versículos siguientes observamos como el pueblo va cantando , tocando instrumento y danzando (2Sam 6:5), esto pues es algo que también se hace en las procesiones, cánticos a Dios, y se llevan imágenes en carretas o si queremos ser más sufridos en hombros de un lugar a otros.

8:3 Y vinieron todos los ancianos de Israel, y los sacerdotes tomaron el arca.

8:4 Y llevaron el arca de Jehová, y el tabernáculo de reunión, y todos los utensilios sagrados que estaban en el tabernáculo, los cuales llevaban los sacerdotes y levitas.

8:5 Y el rey Salomón, y toda la congregación de Israel que se había reunido con él, estaban con él delante del arca, sacrificando ovejas y bueyes, que por la multitud no se podían contar ni numerar.

8:6 Y los sacerdotes metieron el arca del pacto de Jehová en su lugar, en el santuario de la casa, en el lugar santísimo, debajo de las alas de los querubines. 1Reyes 8:3-6

13:6 Y subió David con todo Israel a Baala de Quiriat-jearim, que está en Judá, para pasar de allí el arca de Jehová Dios, que mora entre los querubines, sobre la cual su nombre es invocado.

13:7 Y llevaron el arca de Dios de la casa de Abinadab en un carro nuevo; y Uza y Ahío guiaban el carro.

13:8 Y David y todo Israel se regocijaban delante de Dios con todas sus fuerzas, con cánticos, arpas, salterios, tamboriles, címbalos y trompetas.

13:9 Pero cuando llegaron a la era de Quidón, Uza extendió su mano al arca para sostenerla, porque los bueyes tropezaban.

13:10 Y el furor de Jehová se encendió contra Uza, y lo hirió, porque había extendido su mano al arca; y murió allí delante de Dios. 1Cronicas 13:6-10

Ciertamente no negaré que en el catolicismo muchos piensan las imágenes tienen poderes y existe idolatría, pero este pecado también existe en todos los grupos cristianos, protestantes, solo que ellos no lo ven, creen esto de la idolatría solo se refiere a las imágenes en sí cuando realmente su significado va más lejos.

Todo lo que en nuestro corazón tome el lugar debido a Dios, sean personas o cosas, el idolatría. El amor al dinero, la avaricia, la codicia, la glotonería, todo ello son formas de idolatría (Mat 6, 24; Luc 16, 13; Rom 16, 18; Efesios 5, 5; Col 3, 5; Fil 3, 19; 2 Tit 3, 4).

-Esta podría ser una respuesta bíblica a la objeción presentada por los protestantes sobre el que no se deben hacer procesiones, con ejemplos bíblicos de que si se hicieron y es una manera de acercar más a los fieles a Dios. Claro esta que la Iglesia nunca ha obligado a ningún católico a ir a una procesión o a participar en ellas, es algo que se hace de manera voluntaria.

-Sin embargo, deseo profundizar más en el tema y ver como existen más pasajes bíblicos donde se nos enseña que no hay nada de malo en realizar procesiones y en participar en ellas. Esta idea se expondrá en el siguiente punto:

3.-Bases bíblicas de las procesiones:

-Además de los pasajes citados con anterioridad, encontramos en las Sagradas Escrituras estos otros pasajes que apoyan el acto de realizar una “procesión”:

26 ¡Bendito el que viene en el nombre de Yahveh!Desde la Casa de Yahveh os bendecimos.27 Yahveh es Dios, él nos ilumina. ¡Cerrad la procesión, ramos en mano, hasta los cuernos del altar!28 Tú eres mi Dios, yo te doy gracias,Dios mío, yo te exalto.
Salmo 118:26-28

Este es un interesante argumento para las procesiones del Domingo de Ramos, como vemos aquí también se realiza una procesión con Ramos…como hacen los católicos.

24 (25) ¡Se han visto, oh Dios, tus procesiones, las procesiones de mi Dios, mi rey, al santuario:

25 (26) delante los cantores, los músicos detrás, las doncellas en medio, tocando el tamboril!

26 (27) A Dios, en coros, bendecían: ¡es Yahveh, desde el origen de Israel.

27 (28) Allí iba Benjamín, el pequeño, abriendo marcha, los príncipes de Judá con sus escuadras, los príncipes de Zabulón, los príncipes de Neftalí.

28 (29) ¡Manda, Dios mío, según tu poder, el poder, oh Dios, que por nosotros desplegaste,

29 (30) desde tu Templo en lo alto de Jerusalén, donde vienen los reyes a ofrecerte presentes!

30 (31) Increpa a la bestia del cañaveral, a la manada de toros y novillos de los pueblos. ¡Que se sometan con lingotes de plata! ¡Dispersa a los pueblos que fomentan la guerra!

31 (32) Los magnates acudan desde Egipto, tienda hacia Dios sus manos Etiopía.

32 (33) ¡Cantad a Dios, reinos de la tierra, salmodiad para el Señor,

33 (34) para el que cabalga los cielos, los antiguos cielos: = Pausa. = ved que lanza él su voz, su voz potente! Salmo 64:24-33

En este Salmo se nos detalla como son las procesiones, con cantores y músicos y con doncellas y se tonca el tambor mientras se va bendiciendo y alabando a Yahveh. Esto es pues parte de las cosas que hacía en las fiestas el pueblo de Israel. ¿No observan similitudes con las procesiones católicas?

La gente en gran número, las familias de las diversas tribus o aldeas, los líderes de las personas presentes. Así es como el Pueblo de Dios en el Antiguo Testamento estaban haciendo procesiones y que la práctica es preservada por los cristianos hasta ahora.

Eso es un acto agradable a Dios. Y esa es la razón de que muchos de los pasajes están en los libros proféticos, porque los pasajes son profecías sobre el futuro del Reino del Mesías.

-Algo que si encontramos en la Escritura es que toda procesión termina en la Casa de Dios, lo cual también concuerda con las procesiones católicas, salen de la Iglesia y vuelven a la Iglesia:

4 (5) Yo lo recuerdo, y derramo dentro de mí mi alma, cómo marchaba a la Tienda admirable, a la Casa de Dios, entre los gritos de júbilo y de loa, y el gentío festivo. Salmo 42:4

-Pero es más, las procesiones eran dirigidas por los escribas de aquella época, los que explicaban las Escrituras al Pueblo, que podemos ver en ello una similitud con los sacerdotes católicos:

36 con sus hermanos, Semaías, Azarel, Milalay, Guilalay, Maay, Natanael, Judá, Jananí, con los instrumentos músicos de David, hombre de Dios. Y Esdras el escriba iba al frente de ellos.

37 A la altura de la puerta de la Fuente, subieron a derecho por la escalera de la Ciudad de David, por encima de la muralla, y por la subida de la Casa de David, hasta la puerta del Agua, al Oriente.

38 El segundo coro marchaba por la izquierda; yo iba detrás, con la mitad de los jefes del pueblo, por encima de la muralla, pasando por la torre de los Hornos, hasta la muralla de la Plaza,

39 por encima de la puerta de Efraím, la puerta de los Peces, la torre de Jananel, hasta la puerta de las Ovejas; se hizo alto en la puerta de la Prisión.

40 Luego los dos corros se colocaron en la Casa de Dios. – Tenía yo a mi lado a la mitad de los consejeros,

41 y a los sacerdotes Elyaquim, Maaseías, Minyamín, Miká, Elyoenay, Zacarías, Jananías, con trompetas,

42 y Maaseías, Semaías, Eleazar, Uzzí, Yehojanán, Malkiyías, Elam y Ezer -. Los cantores entonaron su canto bajo la dirección de Yizrajías.

43 Se ofrecieron aquel día grandes sacrificios y la gente se entregó a la algazara, pues Dios les había concedido un gran gozo; también se regocijaron las mujeres y los niños. Y el alborozo de Jerusalén se oía desde lejos. Nehemias 12:36-43

Jesús Redentor de los Cautivos

Un hombre de Dios como Esdras y David se unió y llevó incluso a las procesiones.

El profeta Nehemías informó de la procesión como una buena práctica y un motivo de celebración entre la gente.
¿Cómo es que el anti-católicos son tan enojado con procesiones? Esto significa que no son verdaderamente de Dios.
Otros ejemplos de cómo los profetas y los miembros del pueblo de Dios hacen procesión los podemos ver aquí:

10:5 Después de esto llegarás al collado de Dios donde está la guarnición de los filisteos; y cuando entres allá en la ciudad encontrarás una compañía de profetas que descienden del lugar alto, y delante de ellos salterio, pandero, flauta y arpa, y ellos profetizando. 1Samuel 10:5

Hice luego subir á los príncipes de Judá sobre el muro, y puse dos coros grandes que fueron en procesión: el uno á la mano derecha sobre el muro hacia la puerta del Muladar Nehemias 12:31

Ya para concluir quiero comentar algo que no se nos debe olvidar, a los católicos y también algo que se les puede decir a los hermanos separados: Cuando se hace una procesión ¿quién es la figura central?, ¿Quién se encuentra en el centro y quienes van delante y detrás de él cantando?

-Pues que mejor que la Sagrada Escritura para responder a esta pregunta:

8 Muchos extendieron sus mantos por el camino; otros, follaje cortado de los campos.

9 Los que iban delante y los que le seguían, gritaban: “= ¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!

=10 ¡Bendito el reino que viene, de nuestro padre David! = ¡Hosanna = en las alturas!”

11 Y entró en Jerusalén, en el Templo, y después de observar todo a su alrededor, siendo ya tarde, salió con los Doce para Betania. Marcos 11:8-11

-Es pues Cristo quien iba en el medio y la gente iba delante y detrás en procesión cantando “Bendito el que viene en nombre del Señor” .

Por tanto el centro de toda procesión católica no es otro que el mismo JESUCRISTO, centro de nuestra vida y de todas nuestras obras.

Cucuruchos en Antigua. Foto Pablo Burmester

4.-CONCLUSIÓN:

-Con este breve artículo deseo dejar claro el porque los católicos realizamos las procesiones y cuales son las bases bíblicas para ello. Es pues agradable a Dios que sigamos realizando esta forma de alabarle y cantarle, y celebrar la Fiesta de su Resurrección o recordar los momentos de su Pasión para cada día hacernos más fuertes en la fe.

Como el pueblo en el AT realizaba marchas y procesiones, cantando así nosotros herederos de ese pueblo, seguimos realizando este mismo proceso, sabiendo que es algo que agrada a Dios y no hay idolatría en ello siempre y cuando se haga con buena voluntad y con conocimiento de lo que se esta realizando.

Las objeciones protestantes como hemos visto no tienen cabida tras un buen y profundo análisis bíblico de todos los pasajes.

¡Dios les Bendiga!

Artículo enviado por: Caminando Sobre Las Aguas- San Pedro Sacatepéquez, San Marcos