Eternamente agradecido con Jesús Nazareno de San Juan de Dios

Anécdota de: Mario Pisquiy

Tras leer la anécdota que envió mi hermano, me he llenado de valor para enviar esta anécdota.

También di mis inicios con Jesús Nazareno al comenzar a cargar en la procesión infantil que se realiza cada sexto viernes de Cuaresma en el templo de San Juan de Dios, algo que realmente me marcaría de por vida.

Cuando por fin tuve la edad necesaria para poder entrar a la Hermandad de Jesús Nazareno no dude ni un solo momento en disponerme a entrar, y es así como doy los primeros pasos para poder cumplir uno de mis anhelos más grandes que ya llevaba desde que era un niño, por fin podía llevar a tan bello Nazareno en mis hombros.

El Viernes Santo de este año por fin se dio la ocasión, es un turno que siempre recordaré, pues por fin cumplía mi sueño; también tuve la oportunidad de llevarlo en mis hombros el 17 de abril, el día del Centenario de la Hermandad.

Un día de mayo mientras estaba en clases nos informaron de un Certamen Literario Juvenil que se iba a llevar a cabo a nivel Nacional, yo me dispuse a participar.

Pero, sobre que escribir, no me llegaba la inspiración para nada, por más que lo intentaba no podía escribir algo que considerase que fuese a ganar, hasta que un día que asistí a la primera misa dominical de cada mes que se celebra en honor a Jesús Nazareno le pedí a este que me diera la inspiración para poder escribir algo para el Certamen.

Así fue como una noche tuve la inspiración, un poema totalmente dedicado a Jesús Nazareno, el cual titule “Al Protector de Quetzaltenango”.

Grande fue mi sorpresa cuando el sábado 20 de agosto, recibo la llamada que me informa que era el ganador del Certamen Literario Juvenil Nacional, tras eso, no aguante a echarme en lagrimas y agradecer a Jesús Nazareno por tan gran logro.

Es así como ahora no me queda decir más que: ¡Gracias Jesús Nazareno!

Entre futuros proyectos en desarrollo son también poemas dedicados a Cristo Rey de Candelaria y Jesús Nazareno de la Merced.

Los Dones que el Espíritu Santo te da es para que lo uses para alabar y glorificar el Santo Nombre de Dios ¿Te ha pasado algo similar a este Cucurucho? comparte con nosotros tu anécdota:

Enviar mi anécdota aquí.