El Hermano Pedro y Jesús de la Merced

Hay una historia de devoción con el Hermano Pedro y Jesús de la Merced, y te la queremos compartir.

La erección del Convento de Nuestra Señora de las Mercedes se realizó en el Valle de Almolonga en 1536, para luego ser trasladada hacia el Valle de Panchoy (hoy Antigua Guatemala) en 1542.

No es sino aproximadamente medio siglo después, que inician la construcción del actual complejo arquitectónico hacia principios del Siglo XVII – 1600 a 1620- que  fue iniciada bajo la dirección del maestro Juan de Chávez[6], aunque arqueológicamente la datación más antigua encontrada es la de 1765 correspondiente a la cruz de piedra atrial. Ya habían pasado ciento diez y seis años de la Orden Mercedaria y el recién construido templo le daba la bienvenida al Santo Hermano Pedro de San José de Betancourt  cuando llega a “Goatemala” en 1652.

Fue este convento y templo mendicante quien acogió las oraciones y meditaciones del Santo Hermano Pedro,  aunque su casa haya sido la Ermita de El Calvario, cuando vistió el hábito terciario franciscano. Para iniciar la fundamentación de su cariño hacia la Iglesia de la Merced, retomamos lo que escribe Fray García de la  Concepción, al narrar en donde escuchaba misa el Santo Hermano:

En el convento de nuestra fenora de la merced, que frecuentaba mucho el venerable pedro, le canta todof los fabadof la falve a la reyna de los cielos”  – TOMO II VIDA Y OBRA DEL VENERABLE HERMANO PEDRO

Además relata una anécdota que tuvo el Santo Hermano Pedro,  la cual expone que antes de tomar el hábito franciscano dirigíase a san francisco luego de oír misa en la merced:

El Hermano Pedro y Jesús de la Merced

Siempre oia mifa en la merced,”  pero un dia fue a escuchar mifa a san francisco y aprecio una persona de barba blanca y aspecto raro y le dijo que para que iba otra vef a mifa si ya la habia efcuchado y que mejor fuera a su cuarto feñalandole el calvario que ese era su hogar segun el altifimo sacramento”   –TOMO II VIDA Y OBRA DEL VENERABLE HERMANO PEDRO

El por qué recalcamos que asistía a los oficios propios de la eucaristía en la Iglesia de la Merced, se debe a que la Ermita de El Calvario era filial a la Parroquia de Nuestra Señora de los Remedios[7] –actualmente esta iglesia derruida se encuentra al inicio de la alameda de el calvario-, y por consiguiente el Santo Hermano Pedro debía escuchar sus misas y hacer sus rezos en la Iglesia de El Calvario o bien en la Iglesia de los Remedios. 

Atravesando entonces de extremo sur a norte  la Ciudad de Santiago de Goatemala, hasta llegar al Convento de la Merced, para sus piadosas devociones, algunas veces incluso hacia este recorrido en la penumbra de la noche y trasnochando en ella, según refiere Fray Garcia de la Concepción:

“(..) una noche de laf muchaf que oraba en la iglefia de la merced

– CAPITULO XIX  -APARACIONES DE ALMAS DEL PURGATORIO AL VENERABLE HERMANO PEDRO –

Y es precisamente en estas noches –de las muchas-, cuando en la Iglesia de la Merced al  Santo Hermano Pedro de San José de Betancourt   le sucede una anécdota importante:

 “en el convento de la merced se havia enterrado a una feñora efpañola con quien el hermano pedro tenia parenffefco de compadre y entrando una noche de oracion en ella fe le aparecio vifiblemente y le djio el eftado en que eftaba su alma

– CAPITULO XIX  -APARACIONES DE ALMAS DEL PURGATORIO AL VENERABLE HERMANO PEDRO –

Por lo cual se concluye que el Santo Hermano Pedro tenia predilección por el convento mercedario, pues allí hacia sus oraciones nocturnas, escuchaba misa para posteriormente iniciar sus disciplinas en su Cuarto de Armas, y especialmente miraba a su “Amado Jesús”, como se refiere Fray García de la Concepción a Jesús Nazareno de la merced.

El Hermano Pedro y Jesús de la Merced
Jesús de la Merced