El anda antigüeña y la Cofradía del Señor de la Cruz

Las Cofradías aparecieron  en España en el siglo XII, de donde pasaron a América, con la colonización en el siglo XVI, y han tenido como función primordial la celebración de un santo, y fueron ampliando sus actividades, del aspecto religioso al aspecto socioeconómico, que velaba por el bienestar material de sus miembros.

La Cofradía de la Cruz de la Ciudad de Chalchuapa, cuya existencia se remonta a la época de la colonia española, sobre  lo cual no hay registro, documental de sus inicios, pero por testimonios verbales de personas que vivieron hace muchos años, y que igualmente recibieron y transmitieron sus vivencias y tradiciones, es que han llegado hasta nuestros días, y por esos relatos y algunas notas consignadas en obras de investigación religiosa-cultural,  es que se supone que la Cofradía de la Cruz puede tener, más o menos, 200 años de existencia.

En esas crónicas verbales, se  cuentan aspectos de su administración y funcionamiento y  sobre la celebración de la Semana Santa.

La Cofradía de la Cruz tiene como titular al “Señor de la Cruz”,  que es una imagen de Jesús Yacente, muy venerada por la feligresía, que se utiliza en el “descendimiento” del Viernes Santo y en la Procesión del “Santo Entierro”. En las actividades de la Cuaresma y Semana Santa, se utiliza y  venera la Imagen de “Jesús Nazareno”, que goza también de la devoción especial de los chalchuapanecos.

Ambas imágenes que permanecen en el tempo parroquial, como patrimonio de la Cofradía de la Cruz, hoy en día, son  custodiadas por dos Grupos distintos, que recientemente se han denominado: “Hermandad o Grupo de Cargadores del Santo Entierro” y la “Hermandad o Grupo de Cargadores de Jesús Nazareno”, y cada uno tiene su organización administrativa y busca la forma de recaudar fondos para los gastos que demanda sus actividades.

Siendo  una sola entidad,  anteriormente funcionaba con una “Directiva Central”, integrada por un “Primer Mayordomo”, como autoridad máxima y existían Diputados, Alcaldes, Regidores y toda la agrupación se denomina “Cofradía de la Cruz”.

La tradición o costumbre establece que todos los miembros de la “Cofradía de la Cruz”, que incluye los  Grupos, que hoy se denominan: Hermandades, para ingresar y ser miembro de la misma se requiere hacer un “juramento” ante la imagen del “Señor de la Cruz”, el sábado santo, por la noche, antes de la “Vigilia Pascual” o el  3 de mayo “Día de la Cruz”, fecha en que se celebra también, de manera oficial, el “Día de la Cofradía”, y este juramento era un requisito indispensable, para ser miembro de la agrupación.

El “juramento”, ante la imagen del “Señor de la Cruz”, lo tomaba  el “mayordomo” o uno de los alcaldes y consistía en que el solicitante,   con la mano derecha alzada, haciendo la señal de la cruz con los dedos pulgar e índice, juraba, ante la imagen del Señor de la Cruz, “servir a la Cofradía de la Cruz, durante toda su vida, tal servicio se concretiza en la colaboración para distintas actividades que organiza la Cofradía, en  la Cuaresma, Semana Santa y otras fechas del calendario religioso.

También juraba asistir, obedecer y desarrollar  actividades que se le encomiendan, al igual que cumplir con los preceptos que manda la “Iglesia Católica”; además, se incluía en el juramento, cumplir con obras de misericordia al prójimo.

El juramento por tradición puede ser  de “oficio”, para realizar actividades de diversa índole  que se requieren en distintas fechas o de “limosna”, que es el aporte o ayuda económica a la Cofradía, generalmente, en forma anual, en la mayor parte de las veces el juramento es para los dos formas.

En reunión que realizó la Hermandad o grupo de Cargadores del Santo Entierro, en el mes de diciembre del año 2013, se planteó que era necesario que todos los cargadores estuvieran juramentados, a efecto de cumplir el requisito y de tomar mayor consciencia de la pertenencia y compromiso con la Cofradía, ya que desde que se utiliza el anda procesional del “Santo Entierro”, la mayor parte de cargadores no están juramentados, y se limitan a comparecer el Viernes Santo, para cargar en la procesión del Santo Entierro y, en consecuencia, es necesario realizar este juramento, lo que podría llevarse a cabo, por esta vez, no de forma individual, como ha sido la costumbre, sino que en grupos, debiendo establecer el día y el momento adecuado, y aprovechar para que los que ya están juramentados renueven su compromiso.

ANDA PROCESIONAL DEL “SEÑOR DE LA CRUZ”

Con la colaboración del pueblo chalchuapaneco,  se adquirió el Anda Procesional, elaborada en 1982, en Antigua Guatemala, en el Taller de Ebanistería “Belén”, del Maestro Don Virgilio Castillo Pacheco, de grata recordación. El anda se utiliza el Viernes Santo y en el Aniversario de la Consagración de la Imagen del “Señor de la Cruz”, en el mes de noviembre,  para llevar en procesión esta consagrada y venerada imagen.

Originalmente, esta obra artística se elaboró de seis metros de largo,  para 36 cargadores, pero ante el entusiasmo y fervor del pueblo chalchuapaneco, el siguiente año se le aumentó tres metros, quedando de nueve metros de largo y 42 cargadores, por turno.

Cucurucho en Guatemala

Este espacio es de libre opinión, por tanto, no significa que el proyecto Cucurucho en Guatemala comparta los ideales, testimonios o comentarios que en esta sección se encuentran. Los autores de las anécdotas son de propiedad de quien las envía y nosotros únicamente las publicamos.