Día de ‘Los Farolitos’ en Ahuachapán.


Cucurucho en El Salvador conversó con una Ahuachapaneca comprometida sobre la tradición de los farolitos. Kathya Marilyn Perla, titula la historia como «A través de una devoción, nace una tradición» la cual es la historia oficial.

Ahuachapán, ha sido considerada durante muchos años La ciudad de los farolitos multicolores’pero ¿que hay tras esta valoración? Gracias a la tradición oral de los pueblos, se han generado varias teorías sobre su origen así también sobre su procedencia, que se disputa entre Ahuachapán y Concepción de Ataco. Nos cuenta Kathya Marilyn: «Antes de escribir este artículo, fue necesario consultar diversas fuentes históricas como religiosas, es por ello que agradecemos al Padre Oscar Lagos por su gentileza al proporcionar estos datos».

Día de los farolitos, Ahuachapán (Fotografía: Oscar Mira Dia, tomada de www.elsalvador.com)

Día de los farolitos, Ahuachapán (Fotografía: Oscar Mira, tomada de www.elsalvador.com)

Una de las versiones más conocidas es que durante el año 1,850 ocurrió en la misma fecha un terremoto tan fuerte en Ahuachapán, que los pobladores tuvieron que dormir en las calles necesitando alumbrarse con velas e imploraron la protección de la Virgen. Esta versión, se desvirtúa, pues durante en el siglo diecinueve aún no existía luz eléctrica en Ahuachapán. Un dato muy importantes es que dentro del culto católico, los santos son celebrados el día de su muerte, no de su nacimiento, pues se considera el inicio de la vida eterna.  Sin embargo, son tres los natalicios que se honran por su importancia y por lo tanto se festejan, estos son el nacimiento del Niño Jesús, de San Juan Bautista y de la Vírgen María.

El día de los farolitos, corresponde a la celebración de la víspera del nacimiento de la Vírgen Niña, celebrado el 7 de septiembre, razón por la que se determina que esta tradición tiene orígenes puramente religiosos. La celebración de las vísperas surge como una usanza de la iglesia para alargar las fiestas. Hasta el día de hoy, no se han encontrado registros históricos que certifiquen la fecha de inicio de la tradición, sin embargo, su origen se remonta a la llegada de los Padres Mercedarios a la Ciudad de Ahuachapán, quienes impulsados por el amor de Cristo, inspiraron el amor a la Virgen María. Es de mencionar que en casi todos los países hispanoamericanos fue un religioso de la Merced, el sacerdote que celebró la primera Eucaristía, plantó la primera cruz y levantó el primer altar a Santa María.

Colocación de farolitoen en un árbol, Ahuachapan. (Fotografía: www.periodicoequilibrium.com)

Colocación de farolitoen en un árbol, Ahuachapan. (Fotografía: www.periodicoequilibrium.com)

En el año 1,594 cuando San Salvador proclama a La Madre De La Merced abogada y patrona de la ciudad (1), La Orden de los Padres Mercedarios fue quien evangelizó Ahuachapán, inculcando fuertemente la devoción hacia la Santísima Vírgen María, siendo así como Ahuachapán da inicio a la fe mariana. Los Padres Mercedarios, estuvieron a cargo del Curato de Ahuachapán, quienes con el propósito de trasladar la religiosidad a los pueblos, visitan los poblados cercanos que recién emergían enseñando la fe católica, entre ellos Concepción de Ataco quienes con el paso del tiempo reproducen la tradición de los farolitos.

Originalmente dos o tres farolitos se ubicaban en las puertas de todos aquellos hogares que esperaban con fe la llegada de la Vírgen María en agradecimiento a sus favores. Con el paso del tiempo se avivó está bella tradición la cual ha evolucionado hasta llegar a utilizarse el farol que conocemos. Es por ello que cada 7 de septiembre se celebra La Víspera del Nacimiento de la Virgen Santísima, fecha también llamada ‘Natividad de las Mercedes’. Actualmente se pueden apreciar los farolitos colgados de las ventanas o sobre las puertas, ramas de árboles que parecen arbolitos de navidad y también grandes estructuras elaboradas en varas de brasil y bambú.

Víspera del nacimiento de La Virgen María en Ahuachapán. (Fotografía: www.elsv.info)

Víspera del nacimiento de La Virgen María en Ahuachapán. (Fotografía: www.elsv.info)

Se cuenta además que por motivos de la guerra civil en el país, esta tradición había decaído y fue en el año de 1,986 que un grupo de ahuachapanecos enamorados de su pueblo se organizan, retoman el entusiasmo y le dan vida nuevamente a esta tradición, y es así, como a través de una devoción, nace una tradición que identificará por siempre a la ciudad de Ahuachapán.

( 1 ) http://mercedariosv.org/merced_elsalvador.pnhp La Merced en El Salvador.

Author: Luis Granados

Corresponsal de Cucurucho en Guatemala, en El Salvador.