Mi devoción a Jesús de la Merced

Anécdota de: Eddy.

Este 2019 cumplí 7 años de llevar en hombros a Jesús de la merced, y nunca había tenido tanta bendición dada por él, como lo recibí este año.

Todo empezó el 12 de febrero de 2017 (procesión del centenario) ese día había tanta alegría y tanto movimiento en las afueras de la merced, yo ese día iba acompañado de mi papá y de mi hermano, mi papá en broma me dijo “haber si el patrón sale a recibir al morenito“, yo le respondí “no creo”, le quedó esa inquietud y  así fuimos a esperar a Jesús de Candelaria en San José.

Nos incorporamos a filas estando ya sobre la a 5ta calle y se empezó a escuchar a lo lejos “Cristo Rey” yo me puse a pensar “¿Por qué venían tocando esa marcha?”; me puse a revisar el programa y vi que la había tocado en la salida lo único que me puse a pensar fue, “Jesús de la merced salió”.

Ya estando en el callejón de Jesús empieza a sonar “Consagración de Jesús de candelaria” cuando vi que el Patrón Jurado había salido, mis lágrimas no se hicieron esperar verlo a Él ese día y esa devoción en mi empezó a crecer y no creía que había salido, verlo a los ojos lo único que le dije ese día fue “GRACIAS POR TAN BELLO REGALO”.

A los días conocí a una persona que empezó siendo mi amiga y a cada actividad que acudía siempre la veía, llegó el segundo domingo de cuaresma y ese día entregaban turnos para viernes santo; yo ese día tenía actividad como Cruzado de Cristo y me hicieron el favor de irlo a recoger, pasé todo el día con aquella armonía de ver qué turno me había tocado.

Llegue a mi casa y lo primero que me puse a revisar era que turno me había tocado y con que marcha cuando lo vi era el turno 7 con la marcha la oveja de Jesús.

Llegó la semana santa, solo sin nadie quien me acompañe el sábado del consuelo me entro un mensaje de la que era mi amiga, preguntando que turno me había tocado yo le dije que el 41 y ella me dijo que tenia el 37 y le dije que nos juntaramos en su turno y así fue desde ese día no la dejaba de ver el jueves santo llegó a estar conmigo en la misa en el calvario, me quede sorprendido de que ella llegara ya en la madrugada del viernes santo ambos fuimos a ver la salida de Jesús de la merced solo que lados diferentes ya estando frente al templo me entró un mensaje de ella preguntando donde estaba, y le dije que enfrente del templo,  ella me dijo que estaba a la par de la tarima pensé que no la encontraría ya estando juntos y el anda ya en el atrio se dejan escuchar las notas de “SEÑOR DE LA MERCED” es una marcha que me tiene muy marcado verlo a el mi cuerpo se erizo por completo y superior que ella el me la había dado ya Jesús había dado la vuela de la 5ta calle para enfilar por la 11av. Cuando le dije a ella me queres caminar conmigo a lado de Jesús y estar conmigo en mi turno de por un momento pensé que me diría que no, pero la cosa fue diferente, en ese momento me sentí sorprendido y solo dije “HAY JESÚS” y sonreí, pero ese amor que se sentía entre los dos y poco a poco después de ese día todo fue cambiando un amor que pensé que no se iba a dar se empezó dando todavía recuerdo ese 27 de abril yo baje a su casa y de la nada sentí y tener la valentía de declarmele a ella, por un momento sentí pena por que no sabia que iba a pensar de mi, y solo escuche un si, solo vi al cielo y le dije gracias padre por darme este regalo, hubo un momento en el que los dos ya casi no nos miramos, un día ella me preguntó,¿ Que turno tenía para el tricentenario?, yo le respondí que no había comprado.

Pasaron los días y me volvió a preguntar ¿Que turno tenes para el centenario? y le dije que no había comprando, que solo la iba a ir a ver y me regresaba a los días un mi amigo me regalo el turno 17 y me sentí agradecido cuando otro mi amigo estaba triste por que no había conseguido turno yo le dije yo tengo un turno pero no me siento dispuesto a llevarlo en hombros se lo regale, pasaron los días llego un 4 de agosto con aquel sentimiento de no saber si irá, no podía dormir, ya eran las 6 de la mañana y yo con lagrimas le dije señor si tu me lo permites estaré ahí acompañadote aunque sea un momento.

Mi papa no iba a ir y yo le dije si me daba permiso a lo que el accedió ya estando en la procesión y al haberme encontrado con mi novia le dije vamos a esperarla en el arco de correos sin saber que ahí iban a tocar la marcha que con la que nos conocimos, pasando Jesús enfrente mía otra ves le dije “GRACIAS PADRE POR ESTE REGALO”.

Ya me disponía a despedirme de ella cuando me llaman y me dicen que me esperaban en el turno 17 que me iban a regar un turno, no pude más así que me me sonreír y empecé a derramar lágrimas y mi novia me preguntó que tenía solo le dije mi Jesús como me quiere que me dio la oportunidad de llevarlo en hombros pasaron los minutos y yo ansioso de llevarlo en hombros sin darme cuenta que me tocaba dar vuelta llego la hora de llevarlo en hombros cuando toque el bolillo solo le dije gracias padre por este hermoso día que me regalaste después de cargar paso algo único ya está ves ya me había despedido de él y de mi novia cuando me llama mi tío que el estaba en la recolección donde me había despido de mi novia regrese a ese punto y vi que ella todavía estaba ahí me le acerque y le dije Jesús de la merced no quiere que me valla y así fue lo acompañe desde que salió hasta que entró y desde ese día no he dejado de tener sus bendiciones y lo más hermoso fue el pasado 27 de agosto poder haber estado con mi novia un mes más y que más que ir agradecerle a el.

¿Te gustaría compartir tu anécdota? Envíala a nuestro sitio web y la compartiremos.