De la Hermandad del Señor Sepultado del Calvario a la Hermandad Cruzados de Cristo

Colaboración de Israel Santos

DE LA “HERMANDAD DEL SEÑOR SEPULTADO DEL CALVARIO” A LA “HERMANDAD CRUZADOS DE CRISTO”

Aunque tradicionalmente, se habla de la “tres veces centenaria Hermandad Cruzados de Cristo”, es algo que resulta ser incierto o no confirmado de manera documental.
La existencia de un grupo de personas que durante tres siglos haya permanecido vigente en torno al culto de la imagen del Santo Cristo Yacente es quizás una laguna histórica que deba ser llenada con rigor científico.

Lo anterior, sin embargo, debe ser tratado de forma separado a la antigüedad de la imagen titular pues investigaciones históricas de gran seriedad han demostrado que la existencia del Señor Sepultado del Calvario puede ubicarse alrededor del año 1649.

El primer estudio formal en torno a la asociación referida se encuentra contenido en el libro “Crónicas y Recuerdos Del Santo Cristo Yacente Del Calvario De La Nueva Guatemala De La Asunción” escrito en el 2012 por el Doctor Fernando Urquizú.

En 1933 no figuraba un nombre oficial en los turnos

En él se resume la historia de la hoy Hermandad Cruzados de Cristo que de forma general puede agruparse en cuatro épocas sustantivas:

  1. Primera época 1896 a 1920 (?): inicio de la procesión del Señor Sepultado en 1896, organizada por la primigenia “Hermandad del Señor Sepultado del Calvario “. Antes de ello no se registra, ninguna procesión del Santo Entierro que saliera del Calvario.
  2. Segunda época: 1920 a 1940: se produce la reorganización de la antigua cofradía el 15 de junio de 1924. Ocho meses después, el 9 de febrero de 1925, se registra la erección canónica de la “ Hermandad del Señor Sepultado del templo rectoral del Calvario”, a través de la aprobación de sus estatutos por el gobierno eclesiástico.
    Figuran los nombres del Reverendo Padre Don Juan Lemuz (sic) como Director Espiritual y Don José María Puente Lara como presidente. Curiosamente su hermana, Carlota Puente Lara resalta como miembra de la Junta directiva de la “Sociedad de Señoras y Señoritas de la hermandad de Jesús Sepultado de la Parroquia del Calvario”.
    Como dato interesante, estas personas vivieron el traslado del antiguo al nuevo Templo del Calvario en 1932.
  3. Tercera época 1940 a 1956 (?): asume como presidente de la Hermandad el Señor Luis Evertsz quien modernizó y enriqueció la procesión con detalles que develaban un gusto refinado. Bajo su período se utilizó el nombre “Asociación de Vasallos de Cristo” (1941).
    Para 1945, según turnos de la época, la asociación mencionada tomó el nombre de “Asociación de Cruzados de Cristo”, es decir, que la originalidad de la identificación “Cruzados” es propia del Templo del Calvario.
    Se utiliza por esos años un escudo de tipo suizo de tres puntas con las siglas “C DE C” junto a tres de los Armas Christi, la cruz con la lanza y la esponja, de forma entrelazada.
  4. Cuarta época: 1957 – a la actualidad: en 1955 se produce nuevamente la reorganización de la Hermandad, como resultado de la llegada del Ilustrísimo Monseñor Mateo Perrone como Párroco de los Remedios.

Turno Calvario 1950. Resaltaba Asociación Cruzados de Cristo instituida un lustro atrás

Bajo su gobierno inicia la llamada “época de oro”. La organización nuevamente es rebautizada esta vez como “Hermandad Cruzados de Cristo”. El escudo de forma ovalada contiene la representación de las tres cruces sobre el Monte Calvario y las siglas “C de C”.

Es altamente probable que su composición haya sido inspirada en los similares de las hermandades del Calvario y del Santo Entierro, ambas de Sevilla. Y no sería de extrañarse, dado el gusto español con que la procesión del Santo Entierro del Calvario fue dotado en los años subsiguientes.
Como podemos ver, la Hermandad Cruzados de Cristo aunque sus orígenes surgen en las postrimerías del Siglo XIX no fue hasta a mediados del Siglo XX que tomó el nombre actual.

En 1958 se oficializa el nombre actual Hermandad Cruzados de Cristo

Sin embargo, es una institución a que pesar de los embates de la vida ha podido sobrevivir más de un siglo. Espero que para el próximo Viernes Santo de 2016 muchos recordemos que la procesión del Santo Entierro del Calvario, reorganizada ya en el Valle de la Asunción, estará arribando a ciento veinte años de vida como acontecimiento religioso, cultural y social que ha dado identidad a todo un conglomerado de guatemaltecos y guatemaltecas.

Comparativo de los escudos de las Hermandades del Calvario, ambas de Sevilla con el similar de la Hermandad Cruzados de Cristo de Guatemala