Cucurucho en Guatemala visita al Señor Sepultado de San Nicolás

Turno 4 en Velación del Señor Sepultado de San Nicolás

Sepultado de San Nicolas

Sepultado de San Nicolas.

El domingo 15 de noviembre de 2015, un grupo cercano a 30 personas junto con el staff de CurucuchoenGuatemala.com , emprendimos viaje a Quetzaltenango, específicamente a la Iglesia de San Nicolás, ubicada en la zona 3 de la ciudad altense, para asistir a la Sexagésima Sexta Velación de la Consagrada Imagen del Señor Sepultado.

Esta visita fue gracias a la amable invitación realizada por la Hermandad del Señor Sepultado de San Nicolás. Cabe resaltar que el contacto inicial para realizar esta extraordinario suceso fue Gustavo Villagrán, a quien agradecemos especialmente.

La planificación

Bien dice aquel dicho “todo pasa por algo”, o como más nos gusta decir a nosotros: “Todo pasa porque Dios lo permite”.

Realizar la planificación de este viaje no fue tan sencillo. No parece que sea gran cosa realizar una convocatoria en pocos días a personas que no conoces físicamente, pero con quienes compartes algo en común, pero lo es. O al menos para nosotros, que fue nuestra primera oportunidad.

Gracias a la labor incondicional de Glen García, quien pudo unir cada eslabón de este proceso para que todo saliera bien. Realmente fue un viaje muy reparador, ameno y sobre todo, lleno de carga espiritual.

La llegada a Xela

Nos fue muy grato saber que, finalmente, varios íbamos en el bus con la idea de pasarla bien en Quetzaltenango, asistir a la Iglesia de San Nicolás, apreciar la bellísima imagen del Señor Sepultado, la Santa Misa y obviamente, tener un buen turno, que ese momento culmen del viaje fuera especial. Creemos que así fue.

Por otra parte, nos dio mucho gusto saber que varias personas tenían mucho tiempo de no visitar Xela e incluso hubo varios que no conocían. Que bueno saber que el viaje tuvo también esta finalidad para varios.

Hubo incluso tiempo -mínimo, pero lo hubo- de pasear algunos minutos por los alrededores de la iglesia y comprar lo que resulta obligatorio en la ciudad altense: el pan.

Hermandad del Señor Sepultado de San Nicolás

Hermandad del Señor Sepultado de San Nicolás.

El recibimiento de la Hermandad del Señor Sepultado

No cabe duda que en lo que concierne a logística, los integrantes de la Hermandad del Señor Sepultado de San Nicolás, lo tienen todo bajo control y muy afinado.

Fue un verdadero gusto saber que ya nos esperaban. Nos dieron un refrigerio y la atención fue a la altura. Realmente nos sentimos congratulados de que esto haya sido así, sobre todo porque no somos una Hermandad, Asociación o algo similar, solamente somos un grupo de entusiastas que viven con pasión nuestras tradiciones y que cada vez queremos hacerlo de una mejor manera, tratando de evangelizar de la mejor forma posible y sobre todo, de compartir contenido a través de las redes sociales, para quienes no tienen oportunidades tan preciosas como la nuestra, de ayer.

Reiteramos el agradecimiento a todas las personas con quienes tuvimos contacto en San Nicolás. Al señor vicepresidente, a Gustavo, Mynor y a todas los miembros que siempre estuvieron al tanto y quienes dejaron la inquietud de, sin duda alguna, querer regresar en una próxima oportunidad.

El Señor Sepultado

Por supuesto, el Señor Sepultado de San Nicolás. Una imagen verdaderamente bella que irradia paz, tradición, convicción y por supuesto, mucha Fe.

Tuvimos la oportunidad de hacer una guardia de honor, donde cada uno de los participantes del «Turno extraordinario» (como se le llamó a nuestro turno), estuvo a un lado del yacente. La mística que revela el interior de la iglesia de estilo gótico y la sobriedad de la alegoría de las andas, portadoras de aquella venerada imagen, fueron el marco perfecto para casi concluir un día majestuoso, lleno de hermandad y cordialidad en el ambiente.

Muchos de los asistentes al viaje, incluso, no conocíamos físicamente a la imagen del Señor, por lo que será un momento inolvidable en nuestras vidas.

El Turno

La cartulina con el Turno 4 fue la asignada a Cucurucho en Guatemala, aunque destacamos estrictamente a la cartulina, pues se trató en realidad del turno 2, mismo que fue cedido a nosotros, pero pertenecía a los miembros de la Hermandad. Una loable consideración para nosotros, por supuesto.

El momento llegó justamente cuando las andas procesionales ya se encontraban afuera del atrio de la iglesia. Ya en la calle, frente al parque, se realizó el cambio de turno, donde mujeres, jóvenes y adultos tomaron en hombros aquel mueble que hacía estremecer cada uno de los sentidos.

El humo del incienso, que nublaba la vista, pero que llegaba a nuestro olfato como perfume saciador, permitió que, a las notas de la marcha «Camino al Gólgota» (de Mario Paniagua), se creara la atmósfera perfecta para cerrar los ojos, elevar una oración a nuestro Dios y agradecer por todo; por la dicha de encontrarnos ahí, por la oportunidad de tener ese bolillo infinito en los hombros, cargando al yacente consolador. Pidiendo no solamente por ese preciso momento, sino también pensando en nuestros seres queridos, por los ausentes, por los que no estuvieron en Xela con nosotros, en fin, para muchas por las que uno puede estar agradecido.

Estos serán momentos que seguramente se unirán a las mil y una anécdotas que todos como cucuruchos, hermanos cargadores y devotas, hemos logrado recopilar en nuestro caminar, pero que quedarán inmortalizados en un 15 de noviembre de 2015, un día que recordaremos siempre.

Finalmente, no queda más que dar gracias -de manera reiterada- a todas las personas que hicieron posible este turno 4, este staff de pocas personas, pero de grandes sueños e ilusiones, les extiende la mano y está a sus órdenes.

Dios los bendiga.

Compartimos el vídeo del Turno 4, convertido en el 2 (no tiene edición, porque las ansias nos ganaron):

Author: Esvin Lopez