Cuarto Domingo de Adviento 2018, 23 de diciembre


Finalmente llegamos al cuarto domingo del rezo de la Corona de Adviento, el 23 de diciembre de 2018.
Y los cucuruchos ya estamos preparados para el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo.
Corona de Adviento en el cuarto domingo. Foto: http://recoleccion.wordpress.com

Corona de Adviento en el cuarto domingo. Foto: http://recoleccion.wordpress.com

Como en los domingos anteriores, nuevamente te compartiremos un esquema de cómo debes rezar en este cuarto día del rezo de la Corona de Adviento. (Se entona algún canto y se saluda. Puedes revisar estos enlaces)  Todos. Se hace la señal de la cruz. Guía. «Nuestro auxilio es en el nombre del Señor» Todos. «Que hizo el cielo y la tierra»

Una vez más nos reunimos, atendiendo al anuncio de la llegada de Dios nuestro Señor. Se acerca la gran fiesta de Navidad, la fiesta del nacimiento de nuestro Señor Jesucristo en Belén y en cada uno de nuestros corazones. Preparémonos a recibir a nuestro Salvador reuniéndonos en torno a esta corona.

Encendido de la cuatro velas.

Guía: Escuchemos la palabra de Dios.

Lectura del Santo Evangelio según San Lucas (Lc 1,26-38): «Concebirás en tu seno y darás a luz un hijo»

«En aquél tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María.  El ángel, entrando a su presencia, dijo: ‘Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo, bendita tú eres entre las mujeres.’ Ella se turbó ante estas palabras, y se preguntaba qué saludo era aquél.

El ángel le dijo: ‘No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo y el pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.’ Y María dijo al ángel: ‘¿Cómo será eso, pues no conozco varón?’  El ángel le contestó: ‘El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu prima Isabel que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.’ María contestó: ‘Aquí está la esclava del Señor, hágase en mi según su tu palabra’. Y la dejó el ángel.»

Lector: Palabra de Dios.

Todos:  Rezan el Credo.

REFLEXIÓN

Guía:   Hoy en la víspera de Navidad, una persona especial ocupa nuestra atención, una mujer joven y hermosa llamada María, casi desconocida para la mayoría de los judíos. Dios, sin embargo, la eligió para ser la madre de su Hijo, Jesucristo.

(Después de unos momentos de silencio, el guía debe motivar que los participantes hagan comentarios sobre el texto bíblico. Para terminar este diálogo se invita a los presentes a hacer un compromiso.)

Meditación.

La Virgen y San José, con su fe, esperanza y caridad, salen victoriosos en la prueba. No hay rechazo, ni frío, ni oscuridad, ni incomodidad, que les pueda separar del amor de Cristo que nace. Ellos son lso benditos de Dios que le reciben. Dios no encuentra lugar mejor que aquel pesebre, porque allí estaba el amor inmaculado que lo recibe.

Nos unimos a la Virgen y San José, con un sincero deseo de renunciar a todo lo que impide que Jesús nazca en nuestro corazón. Tiempo de silencio/Tiempo de intercesión Padre Nuestro/Ave María Propósitos: Guía: Pongámonos en la presencia de Dios y meditemos: Al igual que nuestra Santísima Madre la Virgen María, estamos dispuestos a tener como único propósito en la vida hacer la voluntad del Señor, y meditar en nuestro corazón el misterio del nacimiento de Cristo. ¿He cumplido los compromisos que me propuse? ¿Cómo hemos cumplido esos compromisos que nos hemos propuesto anteriormente? ¿En qué he tenido éxito, en qué he fallado? ¿Estoy dispuesto a cumplir y ser fiel al igual que María lo fue en su vida? Guía: Ven, Señor, no tardes. Todos: Perdona los pecados de tu pueblo. Oración final. Derrama Señor, tu gracia sobre nosotros, que, por el anuncio del ángel, hemos conocido la encarnación de tu Hijo, para que lleguemos por su pasión y su cruz a la gloria de la resurrección. Por nuestro Señor Jesucristo. Todos. Amén.

Propósitos para la cuarta semana de Adviento:

    • En lugar de ver la televisión ayudaré a mi mamá en lo que necesite. (Para los niños y niñas)
    • Imitaré a Jesús en su perdón cuando alguien me moleste.
    • Pediré por los que tienen hambre y no comeré dulces. (Para los niños y niñas)
    • Rezaré un Ave María para demostrarle a la Virgen cuánto la amo.
    • Hoy no pelearé con mis hermanos. (Para los niños y niñas, aunque esto aplicaría también para los adultos)
    • Saludaré con cariño a toda persona que me encuentre.
    • Hoy pediré a la Santísima Virgen por mi país.
    • Leeré el nacimiento de Jesús en el Evangelio de S. Lucas 2, 1-20.
  • Abriré mi corazón a Jesús para que nazca en él.

Cantos para la cuarta semana de Adviento:

Puedes encontrar un listado de recomendaciones para que puedas tomar tus instrumentos y cantar en familia.

NOTA: Cuando finalices el rezo, puedes compartir con tu familia y amigos una amena plática en torno a lo escuchado en la Palabra de Dios, acompañado de una merienda.

Queridos hermanos cucuruchos y católicos en general. Hemos llegado a la culminación de un año calendario más, pero las actividades del Año Litúrgico están en pleno apogeo.

Desde la comunidad de Cucurucho en Guatemala, deseamos una muy feliz Navidad y un próspero Año Nuevo 2018. Así sea.


Acerca de Glen Garcia

Coordinador general de "Cucurucho en Guatemala" y "Cucurucho en El Salvador". Comunicador social, especialista en 'Marketing digital', experto en SEO y Cucurucho.