Cuando la Virgen del Rosario salió en procesión con el Señor Sepultado Cristo del Amor y Santo Domingo


Por: Edwin García.

El terremoto del 4 de febrero de 1976 dañó en gran parte el templo de Santo Domingo, a tal grado que estuvo cerrado durante 3 años y medio, tiempo que duró su reconstrucción.

El Presidente de la República en ese entonces era el General Kjell Laugerud, miembro de la hermandad del Señor Sepultado, y el primer lugar a donde se dirigió inmediatamente después del terremoto fue al templo dominico, se aseguró que tanto el Señor Sepultado, la Virgen de Soledad y la Virgen del Rosario no tuvieran daños y desde el atrio de la iglesia comenzó a pedir informes de la situación a nivel nacional para dirigirse directamente al aeropuerto de la fuerza aérea para sobrevolar el país.

Así las cosas, se trasladó temporalmente las actividades de la iglesia al centro social dominicano Jesús Obrero, durante los años 76,77,78 y 79 el Santo Entierro salió de la basílica en reconstrucción pero no se permitió el ingreso de fieles y devotos por seguridad.

Así las cosas se terminó la reconstrucción del templo y para tal ocasión se realizó una procesión de traslado el domingo 30 de septiembre de 1979 con las imágenes de Santo Domingo de Guzmán, la Virgen del Rosario y el Señor sepultado quien lució el mismo adorno del día de su consagración.

Ese mismo día en horas de la tarde saldría el Cristo Yacente del Calvario en procesión conmemorando los 200 años de su traslado de Antigua Guatemala a la Nueva Guatemala de la Asunción.

Author: Cucurucho en Guatemala

Este espacio es de libre opinión, por tanto, no significa que el proyecto Cucurucho en Guatemala comparta los ideales, testimonios o comentarios que en esta sección se encuentran. Los autores de las anécdotas son de propiedad de quien las envía y nosotros únicamente las publicamos.


Acerca de Cucurucho en Guatemala

Este espacio es de libre opinión, por tanto, no significa que el proyecto Cucurucho en Guatemala comparta los ideales, testimonios o comentarios que en esta sección se encuentran. Los autores de las anécdotas son de propiedad de quien las envía y nosotros únicamente las publicamos.