Inicio » Imaginería » La completa historia de Jesús de Candelaria y datos iconográficos

La completa historia de Jesús de Candelaria y datos iconográficos

jesus de candelaria

Conoce la completa historia de Jesús de Candelaria: Su origen, túnicas, datos iconográficos y su procesión de Jueves Santo.

En la Ciudad de Santiago de los Caballeros, a mediados del siglo XVIII es fundada la Parroquia de Candelaria, la cual estaba dedicada a la Virgen de esa advocación, la cual estaba a cargo de los padres dominicos hasta 1754 cuando se convirtió en parroquia. A dicha ermita asistían a misa en idioma Pipil 213 familias de origen nativo, las cuales formaban parte de un barrio que crecía día con día.

La historia de la imagen de Jesús Nazareno venerada en la Parroquia de Candelaria es la talla más antigua de la cual se tiene conocimiento. Pero hasta la fecha se desconoce su escultor, pero se cree fue esculpida en el siglo XVI. Varios historiadores hacen mención de posibles buriladores de dicha imagen.

Recientemente basándose en inventarios se dice que fue burilada en 1825 por Juan de Chávez, pero existen documentos de que la imagen proviene de la Ciudad de Santiago de la Caballeros por lo cual se desmiente tal afirmación.

Francisco de Paula García Arzobispo e historiador atribuye a Mateo de Zúñiga como escultor de la imagen en el año 1640, de quien se sabe es el autor de Jesús de la Merced en el año 1655.

Pero rasgos escultóricos entre ambas imágenes contradicen tal afirmación. Sin embargo el historiador Víctor Miguel Díaz, se la atribuye al Fraile, arquitecto y escultor Juan de Aguirre originario de Málaga, España quien llega a Guatemala por el año de 1554 procedente de Lima, Perú y se cree burila la imagen del Nazareno en el año de 1563.

La imagen de Jesús Nazareno de Candelaria, tiene una característica muy particular ya que tiene su mirada hacia abajo, posee un estilo prebarroco renacentista, rasgos evidentes del mestizaje de la época hispánica.

Su fisonomía indígena con una tez morena va ligada con la vida de la Ciudad Colonial.

La imagen era venerada antiguamente en la Capilla de los Dolores, situada en la parte alta del Cerro del Manchén en la Antigua Guatemala la cual fue terminada en 1714, la cual cumplió como calvario para la Parroquia de Candelaria, y allí fueron colocadas las imágenes de pasión de Cristo y de la Virgen de los Dolores del Cerro.

En 1773 a causa de los terremotos de Santa Marta la Capilla de los Dolores no así la Parroquia de Candelaria, a la cual fueron trasladadas sus imágenes, entre las que se puede hacer mención Jesús con la cruz a cuestas y la Señora de los Dolores del Cerro.

El párroco de la Parroquia de Candelaria, José María Eloso informa al obispo por medio de una narración fechada en 1780 “con la total ruina de su capilla se perdieron los retablos. La imagen del Señor se pudo extraer muy maltratada y la hice componer y encarnar de nuevo a mi costa”, haciendo referencia de los daños que ocasionaron los terremotos de 1773.

En 1780 se da la orden del traslado de la Parroquia de Candelaria y sus bienes al Valle de la Ermita, edificando así un templo de líneas sencillas que en 1831 es necesario reedificar, a consecuencia del sismo de 1830 por lo que las imágenes son resguardadas en la Ermita del Carmen.

El Papa Inocencio XI en el año 1677, resuelve un viejo conflicto entre las cofradías de indios de la Iglesia de Candelaria y de los nobles o españoles de la Iglesia de Nuestra Señora de la Merced, disponiendo dejar la procesión de Jesús de Candelaria el día Jueves Santo, por ser una imagen mística.

Mientras que Jesús de la Merced por mostrar la agonía de la pasión y su perfección escultórica, se establece su procesión el día Viernes Santo y desde ese entonces quedan establecidas tales procesiones.

En el documento Papal se menciona que devotos mayores no recordaban de cuando databa la procesión de Jesús de Candelaria, aun por la tradición oral contada por sus abuelos.

Esto hace creer que la imagen, era procesionada por lo menos 100 años atrás el día Viernes Santo lo que referencia su burilación a mediados del siglo XVI.

En 1733 Jesús de Candelaria sale en procesión de rogativa, para pedir por el cese de la viruela que azotaba el país y que cobro varias muertes.

Al trasladarse la imagen del Nazareno en 1784 su procesión queda interrumpida debido a los gastos que ésta representaba. Y no es, si no hasta en 1820 que nuevamente se organiza la procesión del día Jueves Santo.

Se tiene conocimiento gracias a una serie de artículos publicados por don Augusto Acuña en el Diario La Hora en la cuaresma de 1975 que la procesión del Jueves Santo en el año 1917 llega hasta la casa del entonces Presidente de la Republica Lic. Manuel Estrada Cabrera ubicada en la finca La Palma, en dichos documentos hace mención que el adorno sufrió serios daños no así la imagen del Nazareno, al hacer su paso por la Plazuela Once de Marzo.

En el año 1963 celebrando el cuarto centenario de la Imagen de Jesús de Candelaria, es llevado en peregrinación a la Antigua Guatemala siendo procesionado en la misma.

A principios de los años 70 se introducen los 14 estandartes en relieve del Vía Crucis traídos desde España y portados por el grupo de palestinos, antiguamente era portado por personas revestidas como penitentes con el rostro tapado.

En 1972 son estrenadas las andas con capacidad de 80 brazos las cuales son ampliadas en la década de los 80 a 100 brazos y que hoy en día cuentan con una capacidad para 114 brazos.

Una característica de las andas de Jesús de Candelaria, son las esquineras, en las cuales se pueden apreciar 4 Ibis (Ave que se rasga el pecho sacrificándose por sus pichones) las cuales representan el sacrificio por nosotros de Nuestro Señor Jesucristo.

La túnica de Jesús de Candelaria que le regaló Miguel Ángel Asturias

Cuando ganó el premio Nobel, su hermano Marco Antonio era el encargado de la Asociación y acto seguido de hacer recibido el galardón se dirigió a España donde mandó a confeccionar una Túnica que le regaló a Jesús de Candelaria como agradecimiento por tal distinción.

Túnica de Miguel Ángel Asturias
Túnica de Miguel Ángel Asturias

Tantas anécdotas se han contado sobre posibles milagros o favores recibidos a lo largo de su devoción en la historia de Jesús de Candelaria.