El Calvario y la Tipografía Nacional: vecinos de toda la vida

Procesión del Calvario frente a tipografía nacional

Indudablemente, el edificio Art Noveau tipo neo colonial que cobija la Tipografía Nacional forma parte del ideario de la procesión del Santo Entierro del Calvario.

Sus sólidos y elevados muros han dado la mejor acústica cada Viernes Santo, al ingenio de Manuel Antonio Ramírez Crocker en su monumental marcha “Penitencia”.

Su construcción dio inicio en 1935, tan sólo tres años después del estreno del actual Templo El Calvario, habiéndose extendido hasta junio del año de 1943. Su surgimiento, como entidad responsable de la reproducción de las ideas y artes gráficas del Estado, coincidió con una de las épocas más románticas y clásicas de las Hermandades de pasión del Templo del Calvario.

Cada uno de los tipógrafos ubicados en los medallones con bustos en altorrelieve, construidos en material de cemento Portland y realizados por el artista Pedro García Manzo ha sido mudo testigo de grandes momentos: desde el estreno de la urna de bronce en 1946, de la transformación de la procesión experimentada en 1957, del estreno del suntuoso manto procesional español en 1960, de la primera salida del Partenón Griego en 1980 y de la colosal anda de Jesús Nazareno de la Justicia en el año 2009.

Su acera fue transitada muchas veces por grandes hombres y admirables mujeres que dedicaron su vida y corazón a una de las más grandes hermandades de pasión de toda Guatemala.

Procesión del Calvario frente a tipografía nacional
Procesión del Calvario frente a tipografía nacional

En la fotografía, observamos a la Reina de la Paz, el Viernes Santo 13 de abril de 1990, minutos después de haber descendido el graderío del Templo del Calvario. Con gran esplendor y solemnidad, enfilaba la 18 calle con el señorial fondo de su vecino de toda la vida: la antañona y emblemática Tipografía Nacional de Guatemala.