Así me enamoré de La Cuaresma Guatemalteca


La primera vez que fui a cargar a Guatemala, fue gracias a un amigo que conocí en un Ministerio; y desde esa primera vez: Voy todos los años a Guatemala.

Tuve la oportunidad de viajar como turista, mas que todo para domingo de ramos a Antigua Guatemala y cada año me quedaba con la intención de ir a cargar, pero no sabía el trámite para inscribirme.

En un retiro, conocí a quien sin lugar a dudas es mi padrino para convertirme en Cucurucho en Guatemala. La amistad existe desde el 2009, y fue en el 2011 que me invitó a cargar en la capital guatemalteca. ¿Querés cargar a Jesús Nazareno el cuarto domingo de cuaresma o a Jesús de las palmas el domingo de ramos? No dudé en decirle que a Jesús Nazareno y tuve el honor de llevar en mis hombros al Justo Juez.

Turno de entrada, procesión del Domingo de Ramos 2011
Turno de entrada, procesión del Domingo de Ramos 2011

Cuando recibí mi turno y noté que era Extraordinario Entrada, me dije: Primera vez y me das este Turnón. Desde ese año, efectuamos el viaje como familia desde El Salvador a participar de la Cuaresma Guatemalteca y es tan lindo El Señor, que cada año llevándolo en hombros me regala algo hermoso. Ahora, aquel amigo recién hizo su profesión solemne; aquel dominico, solo puedo decirle: Gracias Nestor por mostrarme la Cuaresma Guatemalteca para enamorarme de ella.


Acerca de Cucurucho en Guatemala

Este espacio es de libre opinión, por tanto, no significa que el proyecto Cucurucho en Guatemala comparta los ideales, testimonios o comentarios que en esta sección se encuentran. Los autores de las anécdotas son de propiedad de quien las envía y nosotros únicamente las publicamos.