Así me enamoré de La Cuaresma Guatemalteca

La primera vez que fui a cargar a Guatemala, fue gracias a un amigo que conocí en un Ministerio; y desde esa primera vez: Voy todos los años a Guatemala.

Tuve la oportunidad de viajar como turista, mas que todo para domingo de ramos a Antigua Guatemala y cada año me quedaba con la intención de ir a cargar, pero no sabía el trámite para inscribirme.

En un retiro, conocí a quien sin lugar a dudas es mi padrino para convertirme en Cucurucho en Guatemala. La amistad existe desde el 2009, y fue en el 2011 que me invitó a cargar en la capital guatemalteca. ¿Querés cargar a Jesús Nazareno el cuarto domingo de cuaresma o a Jesús de las palmas el domingo de ramos? No dudé en decirle que a Jesús Nazareno y tuve el honor de llevar en mis hombros al Justo Juez.

Turno de entrada, procesión del Domingo de Ramos 2011

Cuando recibí mi turno y noté que era Extraordinario Entrada, me dije: Primera vez y me das este Turnón. Desde ese año, efectuamos el viaje como familia desde El Salvador a participar de la Cuaresma Guatemalteca y es tan lindo El Señor, que cada año llevándolo en hombros me regala algo hermoso. Ahora, aquel amigo recién hizo su profesión solemne; aquel dominico, solo puedo decirle: Gracias Nestor por mostrarme la Cuaresma Guatemalteca para enamorarme de ella.