13 años siendo Romano, con ‘Jesús de los Milagros’

Cuadros del Via Crucis

Cuadros del Via Crucis

Estos son los cuadros del Vía Crucis que porta el Escuadrón de Romanos.

Anécdota de Edgar Montoya.

Fue en el año 2003, era el día de las inscripciones en el Santuario Arquidiocesano del Señor San José, como años anteriores, compre mi turno y fui a la mesa donde se inscriben los Romanos y me anote en el libro de Aspirantes.

Me dijeron ese día que llegara los domingos de Cuaresma para ver si había cupo y así lo hice, no hubo cupo, la última oportunidad era llegar el Domingo de Ramos en la madrugada y esperar si faltaba alguno para poder salir.

Pasé toda la cuaresma pidiéndole a Jesús de los Milagros que me permitiera acompañarlo con el Escuadrón de Romanos. Llegué ese Domingo tan esperado a las 4:30 am, miraba con emoción a todos pidiendo su traje, cambiándose y alistándose. A las 6:00 am llegó el Encargado de los Romanos y preguntó: ¿cuántos faltaron?, le respondieron que 4 y miró a donde estábamos esperando y pregunto: ¿cuántos hay esperando? contaron y solamente habíamos 4.

Cuando me vio, me dijo: Venite vos. Sentí una emoción tan grande que lo primero que hice fue dar Gracias a Dios por esa oportunidad, ese año se cumplían 10 años de Consagración de Jesús y el primer turno que cargamos fue frente a Catedral Metropolitana, precisamente como sucedió cuando fue la Consagración.

Estaba viviendo un día inolvidable en todo sentido, este año, si Dios y Jesús de Los Milagros me lo permiten, estaré saliendo por 13 años consecutivos en el Escuadrón de Romanos. Y cada Domingo de Ramos que miro a las personas esperando si falta alguno, le doy Gracias a Dios por esa oportunidad que me dio.

¿Y tú hermano Cucurucho, tienes una historia o vivencia que contar? ¡Compártela en nuestra sección Anécdotas!


Acerca de Cucurucho en Guatemala

Este espacio es de libre opinión, por tanto, no significa que el proyecto Cucurucho en Guatemala comparta los ideales, testimonios o comentarios que en esta sección se encuentran. Los autores de las anécdotas son de propiedad de quien las envía y nosotros únicamente las publicamos.