Historia de la Velación del Señor de San Nicolás

En 1948 se llevó a cabo una reunión entre el comité de socios de la Hermandad del Señor Sepultado de San Nicolás residentes en cuidad capital (Cuidad de Guatemala) y los miembros del comité Pro-Urna a fin de que se contemplara la posibilidad de que se llevara a cabo la velación del Señor Sepultado en virtud que esta actividad ya se llevaba a cabo en la cuidad capital y Antigua Guatemala.  La velación de imágenes es parte del arte efímero de Guatemala y una de las más bellas y grandes expresiones de arte popular religioso que se llevan a cabo en nuestro país.  La velación en si está constituida en el tiempo en que la feligresía acompaña a Cristo o la Santísima Virgen en el interior del templo al que pertenecen y en algunos lugares se hacen altares especiales de velación, en otros se reza el novenario ante la piadosa imagen del Señor y se expone a los devotos.

Esto en su anda procesional que servirá para el cortejo del día siguiente, el fin primordial es proponer a los miembros de la hermandad y la feligresía una visita especial a las imágenes de pasión en un tiempo distinto al de semana santa o cuaresma, que finaliza con una procesión conmemorativa. Esta idea fue propuesta por el Consejo Directivo de la Hermandad del Señor Sepultado de San Nicolás que fungió en el periodo social 1948 – 1950, presidido por el recordado Presidente Don Aristeres Villagrán Sigüenza, en reunión especifica celebrada el 2 de octubre de 1949 se expuso la idea de tener un dia dedicado a la Venerada Imagen del Señor Sepultado invitando a los miembros de la hermandad, otras hermandades de la cuidad y la república en general, así como a la feligresía católica de Quetzaltenango, no se podía dejar pasar la oportunidad de vivir esta experiencia única con Jesús, El Señor era visitado alrededor de todo el año por miles y miles de devotos que verían con buenos ojos y participarían en una actividad como la propuesta. Por lo tanto, era conveniente y procedente que nuestro Señor Sepultado tuviera su velación.

Fue así como la Junta Directiva aprobó el proyecto e iniciaron los preparativos para que un histórico 6 de noviembre de 1949 se llevará a cabo la primera velación del Señor Sepultado de San Nicolás, imagen arraigada en el corazón del pueblo católico de Quetzaltenango y de Guatemala. En este bendito día se contó con la participación de varias hermandades del interior de la república que unidas a la de nuestra cuidad dieron realce a dicha velación, cabe resaltar que en Quetzaltenango fue la primera velación que se instituyo, desde esa fecha se viene realizando año con año dicha velación la cual constituye una oportunidad para que todos los devotos tengan una oportunidad de llevar en hombros a nuestro Señor de San Nicolás.

La velación se realiza cada tercer domingo de noviembre y constituye una de las celebraciones obligatorias de la institución. Se aprovecha además para elevar oraciones de rogativa al Señor por las necesidades de los socios, sus familias, la hermandad y de la iglesia universal.

La velación del Señor de San Nicolás constituye un tiempo de oración que los socios y socias de la Hermandad y el pueblo católico de Quetzaltenango elevan a Jesucristo nuestro Señor, rogando por las intenciones personales, para pedir su protección e implorando paz para Guatemala y el mundo.