Semana Santa en Guatemala | apuntes históricos y cómo se vive la Cuaresma y Semana Santa

Apuntes históricos de la Cuaresma y Semana Santa en Guatemala

Lic. Mario Alfredo Alvarado Vela

Escuela de Historia USAC

Hablar de la Semana Santa en Guatemala, esta época rica en el calendario litúrgico del católico guatemalteco y que tiene como marco de referencia una de la conmemoraciones más esperadas, por todo un pueblo que desde tiempos inmemoriales expresa su fe y devoción es algo único que tiene que vivirse en este país por ser una conmemoración que abarca, los cinco sentidos y que es un referente para el estudio histórico y antropológico de esta sociedad.

Primeras Procesiones de Semana Santa en Guatemala
Primeras Procesiones de Semana Santa en Guatemala

El sentido de unidad local expresado entorno a las esculturas de Pasión es un vínculo que podemos encontrar en la ciudad de Santiago de Guatemala desde el siglo XVII, ejemplo de ello son Jesús Nazareno de la Merced cuyo culto traspasa el ideario colonial llegando a ser consagrado y jurado patrón de dicha ciudad.

Árbol de Jacaranda que florece en la época de Cuaresma y Semana Santa en Guatemala.
Árbol de Jacaranda que florece en la época de Cuaresma y Semana Santa en Guatemala.

Ahí tenemos un claro ejemplo de unidad de un grupo social determinado como lo es los criollos y peninsulares y que se ve reflejado en otros grupos sociales como es el caso del culto de los Nazarenos de San Jerónimo y la Candelaria que lograron unir otros grupos sociales de las capas bajas durante la colonia en torno a la conmemoración de la Pasión de Cristo en la Semana Santa en Guatemala.

La figura femenina desde siempre ha estado presente en dicha conmemoración desde tiempos remotos muestra de ello será en 1738, la coronación de nuestra Señora del Manchén escultura religiosa que representa el dolor de la madre de Cristo, durante su Pasión  y que se veneraba en la ermita de dicho nombre en la ciudad de Santiago de Guatemala y que fue posteriormente trasladada a esta ciudad capital, demostrando con ello como el lado maternal del dolor y modelo de santidad femenino era un ejemplo a seguir tras los pasos de la Madre de Dios en la sociedad colonial.

Dolorosa del Manchen, ícono de la Semana Santa en Guatemala
Dolorosa del Manchen, ícono de la Semana Santa en Guatemala

La cuaresma es definida como un tiempo de oración, penitencia y ayuno para los fieles católicos tiene su punto de partida con el llamado Miércoles de Ceniza con  la imposición de ceniza  una ceremonia muy antigua en cuanto a la liturgia católica, dichas cenizas están hechas de las palmas y ramos bendecidos el año pasado, para la solemnidad del domingo de ramos que son incinerados.

En este sentido los mismos nos recuerdan el carácter penitente y de muerte del ser humano que cuando se le impone por parte del sacerdote con la siguiente frase tomada del Génesis 3,19 “Memento Homo, quia Polvis es et in pulverem revertis” Que significa; Acuérdate hombre que eres polvo y en polvo te has de convertir dicha frase  insiste en el carácter mortual y penitente del ser humano.

Platillos tipicos de Guatemala para Semana Santa
Platillos tipicos de Guatemala para Semana Santa

Ahora bien hay que entender que el desarrollo de la época cuaresmal es una expresión que se vive con los 5 sentidos el olor del corozo y el incienso son iconos que anuncian que la época donde las marchas fúnebres y el color morado inundan Guatemala sumado al gusto gastronómico por las comidas y el tradicional bacalao preparado por laboriosas manos de la mujer guatemalteca.

Cucuruchos de Semana Santa en Guatemala
Cucuruchos de Semana Santa en Guatemala

En la Semana Santa también es rica en cuanto al vestuario de los penitentes que participan en los cortejos procesionales si bien hay cortejos donde puede participar los caballeros con traje de Calle Exclusivamente en la mayoría de los cortejos de pasión en Guatemala se emplea el famoso traje de penitente morado  y negro que tiene sus antecedentes en los peregrinos de la Europa medieval del siglo IX que peregrinaban a tierra santa y Santiago de Compostela.

Los citados trajes se encuentran descritos por Tomas Gage a principios del siglo XVII y por José Monziño como los elementos que utilizan los participantes en las funciones procesionales durante los días grandes de la semana mayor acompañando las funciones paralitúrgicas de la iglesia Católica.